El candidato socialista a la alcaldía de Barcelona, Jaume Collboni, ha propuesto un cambio legislativo que permita otorgar licencias con un sistema de puntos para los pisos turísticos de Barcelona, como se hace con el carnet de conducir. En este sentido, si los propietarios o inquilinos de las viviendas no cumplen con la normativa, se les podría ir restando puntos a la licencia hasta retirarla en los casos de reincidencia. La finalidad es que los ciudadanos “perciban en positivo la actividad turística”.

Por otro lado, Collboni insiste en que desde el consistorio se capitalice parte de la riqueza que generan los visitantes. De esta manera, el candidato socialista ha asegurado que si llega a la alcaldía reivindicará que el 100% de la tasa turística se gestione desde el ayuntamiento. El líder del PSC quiere pasar de los 15 millones de euros actuales que recibe el consistorio a los 30 millones que supondría gestionarla entera.

SALARIO DE REFERENCIA

Haciendo referencia a los trabajadores de la hostelería, Collboni ha afirmado que el salario medio en Barcelona asciende a los 32.000 euros y que un trabajador de la hostelería estaría en la mitad. Por esta razón, el candidato ha anunciado que quiere establecer un salario de referencia de “1.200 euros reales” para mejorar la calidad de la ocupación y tener una industria turística que funcione.

INCREMENTAR LA TASA TURÍSTICA

Ernest Maragall, candidato de Esquerra Republicana a la alcaldía de Barcelona, ha asegurado que su objetivo en esta materia es incrementar la tasa turística. Los republicanos quieren subir hasta 10 euros por persona y por noche el precio en los hoteles más lujosos y céntricos de la ciudad. Actualmente los clientes pagan entre 0,65 y 2,25 euros, de los cuales la ciudades solo recibe la mitad. Además, también propone que paguen la tasa otros actores como los buses turísticos que llegan a la capital catalana.