Barcelona en Comú y PSC ultiman el acuerdo de gobierno para los próximos cuatro años en Barcelona. Pasadas dos semanas desde la investidura de Ada Colau como alcaldesa, comuns y socialistas han intensificado las reuniones para sellar un pacto para los próximos cuatro años. Jaume Collboni se perfila como el primer teniente de alcaldía del Ayuntamiento de Barcelona. Así lo ha manifestado la propia Ada Colau y lo confirman fuentes del PSC consultadas por Metrópoli Abierta. Las negociaciones entran en su fase decisiva y se espera que el acuerdo se pueda cerrar la próxima semana con vistas a celebrar el pleno de cartapacio el próximo 15 o 16 de julio, las fechas que ahora mismo están sobre la mesa.

En las elecciones del pasado 26 de mayo, Colau obtuvo 10 regidores, aunque la victoria en los comicios fue para ERC, liderada por Ernest Maragall, mientras que los socialistas doblaron resultados y consiguieron ocho concejales,  Sin embargo, Colau reeditó el cargo tras lograr en el pleno de investidura el apoyo de 21 de los 41 regidores, entre ellos tres de la plataforma liderada por Manuel Valls para evitar que la ciudad tuviera un alcalde independentista. Es decir, el PSC afronta las reuniones con fuerzas renovadas y Colau sabe que está en la alcaldía de prestado.

SIN FILTRACIONES

Los ajustados resultados electorales llevarán a ambos partidos a pactar un gobierno casi al 50%. A diferencia de otras ocasiones, las negociaciones se llevan con mucho hermetismo y prácticamente no se están produciendo filtraciones. Incluso hay regidores de ambos partidos que no tienen noticias de las áreas o distritos que tendrán que gobernar.  Algunas de las fuentes socialistas consultadas apuntan que, probablemente, cada partido gestionará cinco de los distritos de la ciudad, o seis los comuns y cuatro los socialistas. El regidor o regidora de Nou Barris seguramente será del PSC -la única zona en la que el PSC ganó en las elecciones- y el partido de Colau se podría quedar Gràcia, Horta-Guinardó, Sants-Montjuïc, Sant Andreu, Sant Martí y Ciutat Vella, distritos en los que se impuso en las elecciones. Sin embargo, algunas fuentes no descartan que Sant Martí acabe en manos socialistas, al igual que el Eixample.

TENIENTES DE ALCALDÍA

Sobre la división de las áreas, desde el PSC se cree que el gobierno se pueda dividir en cinco grandes tenencias de alcaldía, aunque otra fuentes del Ayuntamiento apuntan la posibilidad de que sean seis. Muy probablemente, Laia Bonet, que iba de número 2 en la lista de Collboni, encabezará otra de las tenencias de alcaldía del consistorio. Y entre los comuns, Joan Subirats y Janet Sanz, se perfilan como otros de los tenientes de alcaldía del nuevo gobierno. Las mismas fuentes apuntan que lo lógico sería que el regidor de Ciutat Vella sea el mismo que el de Seguridad porque es la zona Barcelona en la que se producen más delitos. Al PSC le gustaría que esta opción la encabezase Albert Batlle, exdirector de los Mossos d'Esquadra -Batlle también tiene experiencia como concejal de distrito ya que fue el responsable de Horta-Guinardó con Joan Clos como alcalde-, pero parece difícil que Colau ceda un territorio clave en el que ganó.

Las negociaciones están yendo más lentas de lo previsto. Ambos partidos ya gobernaron conjuntamente la ciudad un año y medio, entre mayo de 2016 y noviembre de 2017, pero Colau rompió el pacto con los socialistas con la excusa de que el PSOE apoyó la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña. Ahora, con vistas a evitar nuevos sobresaltos, PSC y comuns cuecen el pacto a fuego lento y existen muchas posibilidades de que en distintas áreas de gobierno pueda haber regidores y cargos de las dos formaciones para forzar los consensos y que el ejecutivo tenga una sola voz. Las dos formaciones también trabajan sobre el programa de gobierno, vamos cuáles deben ser las prioridades del gobierno hasta 2023, y en definir las medidas a poner en marcha de los primeros 100 días.

RATIFICACIÓN DE LOS PARTIDOS

Antes de que el acuerdo alcanzado entre PSC y Barcelona en Comú se plasme de manera oficial, los militantes deberán aprobar los pactos. Los comuns ya tienen fecha para llevar a cabo la votación. Será el 11 de julio, cuatro o cinco días antes de que se celebre el pleno de cartapacio en el Ayuntamiento. Los socialistas, en cambio, no han convocado todavía al Consejo de la Federación de Barcelona del PSC, el órgano que tendrá que avalar el acuerdo, pero la reunión podría celebrarse a finales de la próxima semana.

Los cargos del nuevo gobierno -tenientes de alcaldía, regidores de distrito y áreas, gerencias y miembros de la comisión de gobierno- no se aprobarán en el pleno de cartapacio sino que estas personas serán nombradas por decreto de alcaldía y al pleno municipal únicamente se le informará. Donde sí que será necesaria la mayoría del pleno -simple, eso sí- será para designar la composición de los consejos de administración de las empresas municipales, la presidencia y la vicepresidencia de las comisiones, las personas que representarán al Ayuntamiento en el Área Metropolitana de Barcelona y la retribución de los cargos electos y de los consejeros de distrito.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.