ARCHIVADO EN:

El próximo domingo, 7 de abril, Salvados emitirá el primer cara a cara de las municipales en Barcelona. Será entre Ada Colau y Manuel Valls. Ninguno de los alcaldables va en cabeza de los sondeos, pero el programa que presenta Jordi Évole ha optado por poner en frente a dos candidatos opuestos, que defienden dos modelos de ciudad totalmente antagónicos.

El vídeo promocional del cara a cara ya muestra las distintas visiones sobre Barcelona que tienen Valls y Colau. A la pregunta de qué puede hacer un alcalde para evitar que un piso de 40 metros cuadrados no cueste 1.000 euros al mes, la líder de Barcelona en Comú responde que "hay que regular el mercado privado, los alquileres", a lo que Valls responde que "solo piensa en castigar, regular, y eso no funciona". Los comuns defienden la invervención estatal, y Valls, el libre mercado.

TRIUNFO NO GARANTIZADO

Sobre el cara a cara, el periodista y profesor de comunicación política Toni Aira opina que "la persona que defiende el título", en este caso Colau, es la que arriesga en el debate, pero sostiene que si ha aceptado el reto de La Sexta es porque sabe que no tiene garantizado el triunfo en las elecciones. El experto cree que el debate puede ir bien a los dos y que acabe con un "win-win", dos ganadores.

Aira, director del máster en comunicación política de la Universidad Pompeu Fabra, valora como inteligente la decisión de la candidatura de Colau de debatir con Valls porque si "da aire" al exprimer ministro francés y lo sitúa de nuevo entre los aspirantes a la alcaldía, puede lograr que el voto se divida y afecte a Jaume Collboni, uno de los competidores más directos de Colau. "Si Valls sube, el PSC puede bajar. Si das a uno, quitas a otro. Pone en práctica aquello de divide y vencerás".

IMPULSO DE VALLS

Para el alcaldable de una plataforma transversal, que cuenta con el apoyo de Ciutadans y Lliures, la participación en el cara a cara le sitúa como una alternativa. "Valls puede recuperar un protagonismo que no ha tenido durante la precampaña", subraya Aira, columnista de opinión en Metrópoli Abierta. El experto en comunicación política valora que si Valls hace un buen debate le puede dar un impulso y dice que si él asesorará al político de Horta le hubiera aconsejado arriesgar (el debate ya está grabado). "Difícilmente Valls sacará menos de los cinco regidores le dan ahora las encuestas".

Un aspecto que, en opinión de Aira, puede beneficiar a la alcaldesa es situarse como "la antagonista de Valls", uno de los políticos más críticos con el independentismo. "Colau tiene una frontera de voto con ERC. Si ella aparece como víctima de los golpes del españolistas, electoralmente se puede ver beneficiada, Se puede ganar cierta simpatía entre los votantes favorables a la causa separatista".

CUATRO MILLONES DE ESPECTADORES

Metrópoli Abierta ha intentado ponerse en contacto con las dos candidaturas para que expresarán su opinión sobre el debate. Desde Barcelona en Comú, el partido de Colau, se ha declinado el ofrecimiento a contestar las preguntas de este medio. "No hay interés en comentar nada", afirman las fuentes consultadas.

En cambio, desde la candidatura de Valls se asegura que la propuesta del programa les llegó por parte de la Sexta a mediados de febrero y la aceptaron de forma inmediata. "El pograma de Jordi Évole es una referencia de la comunicación televisiva del país y tiene una audiencia en prime time espectacular, con cuatro millones de espectadores el pasado domingo".

Fuentes del equipo del exprimer ministro francés aseguran que pensaron que "era el momento y el lugar idóneo para presentar las propuestas de ciudad y confrontar dos modelos antagónicos para Barcelona", y añaden que tenían ganas de ver cómo Colau justificaba su gestión (para nosotros mala) delante de los barceloneses".

GESTIÓN FRACASADA

Para la candidatura de Valls, el debate de la futura Barcelona pasa por enfrentar la mala gestión de Colau con las propuestas de Valls, que encarna la idea del cambio. "Hay que hacer constar que la mala gestión de Colau no solo es una opinión de Valls. Son los barceloneses, en su gran mayoría, los que han suspendido la gestión de la alcaldesa y de su equipo. Una de las razones por las que Colau ha fracaso es porque ha mantenido su perfil de activista en lugar de adoptar el de alcaldesa".