ARCHIVADO EN:

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha afirmado este domingo que los comuns no participarán "de sobreescenificaciones ni de llamadas retóricas, propuestas inciertas o irreales" para reaccionar a la sentencia del 1-O.

"Queremos ser serios. Quienes tienen responsabilidad institucional se deben sentar para generar un marco de diálogo estable", ha dicho en declaraciones a la prensa en el Mirador del Aeropuerto de Barcelona.

"NO HE DE LIDERAR LAS MOVILIZACIONES"

Y ha añadido: "En los comuns puede haber gente que participe de una o de varias movilizaciones. Yo, como responsable institucional, tengo muy claro que no he de estar liderando estas movilizaciones; he de estar en la institución buscando las condiciones de un diálogo sereno".

Para ella, la ciudadanía debe hacer "lo que considere oportuno, siempre de forma pacífica como ha sido todos estos años", algo que defiende respetar y normalizar.

Colau ve "es normal que en democracia la gente exprese su indignación de forma pacífica, pero quizás también contundente y masiva", aunque ha añadido que la estrategia de los comuns es trabajar por el diálogo y por la liberación de los presos.

Además, ha pedido a los líderes independentistas que se unan a ese proyecto de diálogo: "Sea por grupos parlamentarios o yo misma en el Ayuntamiento, lo que sí les hemos dicho es que creemos que se ha de aprender de estos dos años y no repetir el mismo guión que ya ha fracasado".

CONTRADICCIONES EN SU DISCURSO

La alcaldesa del consistorio se contradice en sus palabras. El pasado 18 de septiembre llamó a la movilización contra una sentencia del 1-O condenatoria. El Ayuntamiento de Barcelona aprobó en  la comisión de Presidencia con el voto a favor de BComú y el voto en contra del PSC –los dos grupos que conforman el ejecutivo municipal– una proposición de ERC que instaba al gobierno de Ada Colau en la ciudad a hacer una declaración institucional de denuncia que llamase a la "movilización ciudadana" tras una eventual sentencia del procés condenatoria.