El pleno extraorinario de vivienda de este martes ha brillado por la falta de propuestas. La aprobación de la propuesta llevada a cabo por los grupos de ERC y JxCat, en la que se insta al Govern a iniciar el trámite por un proyecto de ley para regular los precios en los contratos de arrendamiento de vivienda y a crear una comisión no permanente de estudio en el Ayuntamiento, solo ha sido votada favorablemente por estos partidos, y se encuentra en las antípodas de ofrecer la solución urgente que reclaman a los vecinos.

Los comunes, mediante la portavocía de Lucia Martin, no ha realizado ninguna propuesta de choque para neutralizar una de las principales problemáticas de los barceloneses, que han sido testigos de como las medidas que se llevaron a cabo durante la pasada legsilatura han resultado un rotundo fracaso donde, lejos de producirse una mejora, la situación ha ido a peor.

COLABORACIÓN CON EL GOVERN

Desde las bancadas de ERC y JxCat, partidos que han llevado a cabo la propuesta al plenario, se ha realizado una propuesta para instar al Govern a tramitar un proyecto de ley en favor de la regulación del precio del alquiler.

La concejal de la formación republicana, Eva Baró, ha defendido la necesidad de establecer un "debate objetivo, solvente, en profundidad y escuchando a toda la sociedad civil". Por ello, ha apostado por un doble debate, tanto en el Parlament como el la capital catalana.

La líder de JxCat en el plenario, Elsa Artadi, ha criticadoa activamente la pasada legislatura municipal, recordando algunos datos como el incremento de las ocupaciones en un 32% durante los últimos dos años y asegurando que los precios se han incrementado "un 35% en cuatro años", algo que ha calificado como "especialmente flagrante en los distritos más vulnerables". La defensa del trabajo conjunto con el Govern, así como la exigencia a otras administraciones, han sido ejes clave de la intervención de Artadi.

EL GOBIERNO MUNICIPAL SE ABSTIENE

Tanto BeC como el PSC se han abstenido ante esta propuesta. Desde la bancada de los comunes, Lucía Martín ha dedicado su tiempo de intervención a recordar el trabajo de su partido en la anterior legislatura y ha realizado una crítica al Govern, del que ha dicho haber estado "cuatro años sin abrir la boca" así como que "no ha asumido responsabilidades y no han liderado iniciativas que priorizaran la vivienda".

De la misma manera, Martín ha cargado contra los partidos que niegan el intervencionismo como solución al precio del alquiler, defendiendo también las "sanciones a grandes propietarios" con vivienda vacía.

FALTA DE OFERTA PARA VALLS, PP Y CS

Las formaciones de Barcelona pel Canvi, PP y Ciudadanos han apostado por un incremento de la oferta en el parque inmobiliario de vivienda para que se produzca un descenso de los precios.

Eva Parera se ha posicionado favorablemente a una colaboración con el sector privado para solucionar esta problemática. La número dos del partido liderado por Manuel Valls, ha criticado que se siga "con la política de titulares y no de hechos", asegurando que "la mejor medida es crear más oferta", ya que llevar a cabo una intervención de regulación de precios "supondría alterar los equilibrios del mercado, generaría desconfianza y falta de seguridad jurídica".

En representación del PP, Óscar Ramírez también ha defendido la colaboración con el sector privado, apostando por hacer uso de los "más de 80 solares públicos del Ayuntamiento" para la construcción de "6.000 viviendas". Por parte de Ciudadanos, Celestino Corbacho ha expresado que desde la formación no se entiende que "el pleno del Ayuntamiento se deba pronunciar en una cuestión de gobierno", y ha defendido replantear el modelo de vivienda que se ha estado llevando a cabo durante los últimos 40 años.