ARCHIVADO EN:

Ada Colau ya está en campaña electoral y vende humo con la creación de una nueva funeraria pública para contentar a los sectores más dogmáticos de Barcelona en Comú. Sabe la alcaldesa que su proyecto no tiene apoyos políticos ni ciudadanos y, lo peor, la experiencia de Madrid desaconseja una ruptura con el modelo actual, bendecido por el 80% de los barceloneses, según el tercer barómetro elaborado por Centre d'Estudis Sociològics para Metrópoli Abierta.

Madrid desarrolló una funeraria pública y pinchó. Según informa Crónica Global, el Ejecutivo local retomó toda la gestión de su empresa funeraria y de cementerios el 16 de septiembre de 2016. La alcaldesa Manuela Carmena expulsó Funespaña y la Empresa Municipal de Servicios Funerarios y Cementerios SA (EMSF) fue la primera remunicipalización del actual gobierno municipal.

Carmena alegó “la deficiente conservación” de los 14 cementerios de Madrid para justificar su apuesta por la remunicipalización. Dos años después, ABC informó de que EMSF había perdió el 8,9% de la cuota de mercado. Los ingresos también cayeron un 9% y, sobre todo, su cuota de mercado, que pasó del 44% en 2014 al 36% en 2017.

EL PLENO DEL MIÉRCOLES

El plan de inversión de 39 millones de euros hasta 2020 por los 14 camposantos también fracasó.El gobierno de Carmena anuló un crédito de 9,8 millones de euros para costear parte de los 14 millones que debía inyectar en 2016. Crisis económica al margen, en el cementerio de La Almudena se vivieron imágenes dantescas, encontrándose restos cadavéricos al aire libre por la degradación del camposanto.

El precedente de Madrid hace más inviable el proyecto de Colau, que sigue presionando al PSC para que cambie su voto en el pleno extraordinario de este miércoles. El acoso de Eloi Badia, concejal de Presidencia, Agua y Energía, a Jaume Collboni, líder de los socialistas en Barcelona, podría quedarse sin premio.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.