El Ayuntamiento de Barcelona rechaza una de cada tres peticiones para ampliar o instalar nuevas terrazas en bares y restaurantes de la ciudad. El Gremi de Restauració pide que se revisen todos los casos y celebra que el gobierno que lideran Ada Colau y Jaume Collboni prorrogue la ampliación hasta finales de 2021.

“Barcelona se tiene que preparar para un proceso de recuperación que será mucho más lento de lo que nos gustaría. La excepcionalidad se mantendrá durante todo 2021”, destaca Roger Pallarols, director del Gremi de Restauració.

CORRECCIÓN DE ERRORES

El Gremi explica que se haya acordado un proceso de revisión de las solicitudes rechazadas con el objetivo de corregir posibles errores que se hayan producido durante la tramitación. El objetivo pasa por evitar que se interpongan recursos administrativos y/o judiciales.

El lobby que dirigí Pallarols ha detectado problemas en el horario de las terrazas. En algunas licencias se ha reducido en una o dos hores, circunstancia que no coincide con la nota difundida por los servicios de prensa del Ayuntamiento, el pasado 20 de mayo.

LOS LOCALES DEL CENTRO

El Gremi de Restauració critica que se han denegado un 35% de las peticiones y confía que esta cifra disminuía cuando aumente el número de expedientes resueltos.  “La ampliación de las terrazas es una herramienta para hacer más competitivos los establecimientos de restauración que beneficia a todos: grandes y pequeños, ubicados en el centro o en los Barrios, establecimientos individuales que forman parte de un gran grupo, etcétera. No tiene sentido excluir a los locales del centro, donde se concentra la mayor parte de las denegaciones, teniendo en cuenta que se trata de establecimientos que pagan alquilares altos”.

El futuro de muchos locales pende de un hilo desde la crisis del coronavirus. Fuentes del sector aseguran que las terrazas funcionan muy bien, pero el descenso "es muy importante" en los interiores de bares y restaurantes. "Los negocios familiares lo tendrán más fácil para sobrevivir", insiste la misma fuente. Los locales del centro son los que más padecen la crisis por la caída del turismo en Barcelona.

LAS NEGOCIACIONES

A principios de mayo, el Ayuntamiento y el Gremi de Restauració acordaron una ampliación de las terrazas hasta finales de 2020 y una rebaja del 75% de las tasas. Jaume Collboni, primer teniente de alcalde, y Pallarols sellaron la paz después de unas duras e intensas negociaciones. El acuerdo fue bendecido por los comunes. No obstante, Janet Sanz recalcó que la ampliación de las terrazas iría en detrimento del espacio destinado a los vehículos motorizados.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.