El Ayuntamiento de Barcelona pagó 3.111.063 euros de sobrecostes en las obras de Les Glòries de Barcelona durante el año pasado. Los túneles de Glòries son la obra civil más importante que depende del Ayuntamiento de Barcelona. Las modificaciones de contratos figuran en un documento del consistorio barcelonés titulado Modificacions contractes obres 2019. En el mismo, no obstante, se especifica que la fecha de adjudicación de las modificaciones es de 20 de febrero de 2018. En el documento se especifica que se trata de los “contratos de obras de más de 500.000 euros con modificaciones de contrato en 2019”. En total, se tuvieron que hacer modificaciones de contratos que significaron pagar unos sobrecostes totales de 12.226.500 euros, según la relación de obras que figuran en el documento.

 

Ese desvío de los presupuestos de Glòries afecta a dos de las UTES que se hicieron cargo de las obras en el concurso que convocó el consistorio de Ada Colau después de anular el anterior licitado por Xavier Trias. Según las propias cifras del consistorio, las modificaciones de las obras en este importante nudo de la ciudad afectan, por un lado, a la UTE formada por Acciona Construcción y Copcisa y, por otro, a la UTE de Dragados y ACSA, Obras e Infraestructuras.

LOS TÚNELES AFECTADOS

Acciona y Copcisa se hicieron con un contrato de casi 12,3 millones de euros para la ejecución de los túneles viarios entre las calles Castillejos y Badajoz, así como en el túnel entre esta última y la Rambla del Poblenou. En esta concesión, durante el pasado año se realizaron dos modificaciones de contrato por 493.577 y 540.511 euros respectivamente. A esas cantidades hay que sumarles el IVA, que es del 21%, lo que totalizaría 1.251.246 euros.

Simulación sobre cómo quedarán los túneles de Glòries, cuyas obras ahora sufrirán un tijeretazo / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA
Simulación sobre cómo quedarán los túneles de Glòries / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

En el caso de la unión de Dragados con Acsa, las obras son también de los túneles entre las calles citadas. Su modificación de contrato fue realizada en la misma fecha, aunque el monto de la adjudicación en el concurso en su caso ascendía a algo más de 9,3 millones de euros. En este caso, en cambio, el desvío fue más pronunciado: 759.593 y 777.444 euros, que con los impuestos se convierten en 1.859.814 euros. Ello significa un sobrecoste del 20%. La Ley de Economía sostenible permitía sobrecostes en las obras públicas de hasta el 20% por circunstancias sobrevenidas, hasta que ese tope fue eliminado en una reforma que comenzó a aplicarse el 9 de marzo del año 2018, justamente unas semanas después de la modificación de estos contratos.

DESVÍO EN LA MERIDIANA

Pero éstos no son los únicos costes extraordinarios que tuvo que soportar el consistorio barcelonés. Otra de las obras estrella de Ada Colau, la remodelación de Meridiana, también se vio afectada el año pasado por los sobrecostes. En este caso, la ampliación del presupuesto se aprobó el 4 de junio del 2018. A diferencia del anterior caso, las modificaciones en Meridiana afectan a dos compañías que tienen sendos contratos con el consistorio.

La primera de ellas es Constraula Enginyeria i Obres, perteneciente al grupo Sorigué, que se llevó la reforma de la arteria entre la calle Independència y Aragó y el proyecto ejecutivo entre la calle Aragó y Mallorca. El monto total de la obra ascendía a casi 4 millones de euros y el desvío el año pasado fue de prácticamente 721.000 euros, es decir, del 18%. La otra compañía afectada fue Copisa, que se llevó un contrato de 3.584.704 euros y que tuvo un sobrecoste de 556.889 euros (el 15,5%).

SOBRECOSTES EN GUINARDÓ Y SANT ANDREU

Igualmente importante fue el desvío presupuestario en otra obra señera: la remodelación de los alrededores de Mas Ravetllat, en el barrio del Guinardó. La obra estaba presupuestada en 5.663.351 euros y en el 2019 se hizo una modificación de contrato por un monto de 1.087.361 euros (el 19,19% más). Las constructoras que participan en esta adjudicación son una unión temporal de empresas formada por Ambitec Servicios Ambientales y Constraula. Lo curioso es que ambas compañías pertenecen al grupo Sorigué. Y ambas consiguieron también adjudicaciones para remodelar la Avenida Meridiana (curiosamente, Firtec, otra empresa del mismo grupo, también consiguió otro contrato en las obras de la misma arteria).

Las obras de la cobertura de la Ronda de Dalt (también en el Guinardó) también tuvieron problemas: la cobertura entre los puntos kilométricos 1.5 y 10.7, a la altura de la avenida del Jordà, fueron adjudicados a una UTE formada por Comsa SAU y Comsa Instalaciones y Sistemas Industriales SAU, ambas del mismo grupo empresarial. El monto de la obra era de 7.769.656 euros y el sobrecoste del último año se elevó a 1.231.490 euros (el 15,85%). Las modificaciones de presupuesto de esta obra fueron aprobadas, igual que las de Glòries, en febrero del 2018.

Las obras de reurbanización del nuevo Parc de Neteja, que ocupa actualmente el cuartel provisional de bomberos en el parque Joan Miró es otra de las obras afectadas. En este caso, Vías y Construcciones se hizo con la adjudicación, que se elevaba a 1.781.273 euros, pero el año pasado se modificó el presupuesto en 351.785 euros (el 19,74%).

El contrato de reurbanización de la calle Gran de Sant Andreu, entre Fabra i Puig y Joan Toras Mossèn Clapés, se vio afectada también pro una modificación de contrato. En este caso, la empresa afectada fue Rogasa Construcciones y Contratas, que se llevó la adjudicación por 3.671.804 euros y el año pasado se tuvo que ampliar en 716.000 euros (el 19,49% más).

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.