ARCHIVADO EN:

Hasta en tres ocasiones, el gobierno de Ada Colau ha tenido que retirar del pleno municipal la intención de crear una funeraria pública. Sin embargo, la alcaldesa y el regidor Eloi Badia están obcecados con el proyecto e insisten en su intención de ponerlo en marcha. El 22 de febrero, a tres meses de las elecciones, Colau volverá a llevar la propuesta al pleno para ser sometida a votación. Los comuns han cerrado un acuerdo con la CUP, pero por ahora siguen sin contar con los apoyos para la aprobación.

El acuerdo cerrado por Colau con los antisistema plantea la construcción de tres tanatorios antes de 2022, junto a los cementerios de Sant Andreu, Poblenou y Montjuïc, con un máximo de 26 velatorios entre los tres y una inversión de 15,9 millones. Colau y CUP plantean también recuperar la gestión de las instalaciones de Les Corts, Collserola y Sant Gervasi, cuando acaben las concesiones, entre los años 2048 y 2054. Esto elevaría hasta las 60 los velatorios municipales.

Ahora, estos tanatorios, los explota Serveis Funeraris de Barcelona (SFB), cuya participación mayoritaria la tiene la empresa Mémora. Badia ha asegurado también que el Ayuntamiento quiere desprenderse de su 15% de SFB, un tema que también será sometido a votación en el plenario. El concejal ha añadido que urge vender porque el consistorio está perdiendo dinero. 

ENTIERROS A 1.800 EUROS

Badia ha dicho, que además de la CUP, cuenta con el apoyo de los regidores no adscritos, Gerard Ardanuy y Juanjo Puigcorbé. De confirmarse estos respaldos, los comuns contarían con 16 votos sobre los 21 necesarios para sacar adelante la funeraria pública. Y espera sumar al acuerdo a ERC. Para seducir a los republicanos, Badia ve posible recuperar, mientras no se pongan en marcha los tanatorios públicos, los entierros low cost a 1.800 euros (sin velatorio) que propuso ERC en tiempos de Alfred Bosch. El jueves, antes de la comparecencia de Badia, el regidor de ERC, Jordi Coronas, reclamó a Colau que cumpliera el acuerdo alcanzado con Bosch.

El concejal de Colau ha hecho también un llamamiento al PSC. Sin embargo, y a tenor de las palabras de Jaume Collboni, nada hace pensar que el PSC vaya a inclinarse por el voto afirmativo. Collboni ha valorado la propuesta como un desastre. "Es una broma de mal gusto. Exigimos rigor y seriedad en todo aquello que concierne a la gestión del dinero público". El líder socialista ha subrayado que es consciente de los elevados precios de los entierros y ha abogado por introducir competencia para bajar los precios. Ciutadans, PP y PDeCAT votarán en contra.

TASAS ELEVADAS

Desde las filas populares, el concejal Javier Mulleras ha reclamado a Colau que se deje de propuestas electoralistas sobre funerarias públicas y rebaje las tasas de cementerios para abaratar los entierros. "Colau mantiene las tasas de cementerios al máximo mientras la empresa municipal acumula casi 21 millones de euros de beneficios en los últimos diez años. Tiene margen suficiente para rebajar los precios y lo puede hacer hoy mismo". Mulleras ha lamentado que "a solo dos meses y medio de terminar el mandato, Colau solo busque titulares fáciles para tapar sus incumplimientos de gestión".

Fuentes de Mémora ven la propuesta de Badia como "teatralización en un contexto de lucha electoral" y han opinado que no tiene sentido valorarlo rigurosamente. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.