Ada Colau suele dar la nota y este viernes, 23 de julio, no ha sido una excepción. La alcaldesa ha aparecido en el pleno con una mascarilla con los colores de la bandera republicana. La imagen de Colau ha coincidido con la vuelta de la imagen del Rey Felipe VI al salón de plenos, "por imperativo legal", ha dicho la primera edil en referencia a la sentencia del Tribunal Supremo que obligaba a la reposición. La foto del Rey es minúscula y poco respetuosa con la monarquía.

Colau ha dicho que no llevaba la mascarilla por la foto del Rey sino en contra de unas declaraciones del PP de esta semana, que, según Colau, dijo que el inicio de la Guerra Civil fue culpa de la República. En realidad, las declaraciones las hizo un exministro de UCD, Ignacio Camuñas. En el acto sí estaba el presidente del PP, Pablo Casado, pero las manifestaciones fueron de Camuñas.

Para la alcaldesa, las declaraciones son una falta de respeto y "una ofensa" para las víctimas del conflicto bélico y de la dictadura franquista. "Es una declaración antidemocrática. República es sinónimo de democracia". La edil ha recordado que la guerra se inició por el levantamiento de Franco.

"HIPOCRESÍA ESCENIFICADORA"

Las explicaciones de Colau de por qué llevaba esa mascarilla ha sido recibida entre críticas por una parte de la oposición. Mariluz Guilarte, presidenta de Ciutadans, ha calificado el acto de Colau de "show" y de "escenificación pueril". Hasta el concejal de ERC, Jordi Coronas, que se ha mostrado contrario a la vuelta de Felipe VI al salón de plenos, ha tildado de "hipocresía escenificadora" el acto de la líder de los comunes.

Desde las filas de Barcelona pel Canvi, la regidora Eva Parera ha dicho que el pleno empezaba de una forma "lamentable" y ha acusado a la alcaldesa de saltarse el reglamento del Ayuntamiento para hacer una declaración institucional. Para la edil no adscrita, Marilén Barceló, Colau ha utilizado "la institución para hacer un discurso cargado de ideología".

COLAU QUITA LA PALABRA A COLLBONI

El teatro de Colau tampoco ha gustado a su socio de gobierno, el socialista Jaume Collboni. El primer teniente de alcaldía ha aplaudido la vuelta de la foto del monarca, pero ha criticado el discurso de la alcaldesa, que hubiera preferido que fuese "descriptivo". El líder del PSC también ha recriminado a Colau que dedicara tanto tiempo a ese tema cuando en el pleno había cuestiones más importantes para debatir. 

Al final de la intervención de los grupos, Colau ha quitado la palabra a Collboni cuando éste intentaba contestar a unas alusiones de la alcaldesa. "No tiene el uso de la palabra", ha soltado Colau. La relación entre ambos es cada vez más tensa.

Mientras hacía el uso de la palabra, Colau ha defendido que en julio de 2015 su partido quitara el busto del Rey emérito Juan Carlos I, del que ha dicho que es un "corrupto confeso" y un "fugado a una dictadura árabe". Colau ha asegurado que la imagen de éste no volverá al Ayuntamiento.

PACO SIERRA, OFENDIDO

El debate de la mascarilla ha tenido lugar al principio del pleno. Horas después, el concejal de Ciutadans Paco Sierra ha retomado la discusión. Ha dicho sentirse "ofendido" por la mascarilla republicana de Colau porque la República condenó a muerte a su abuelo paterno. Para el edil, Colau, como presidenta del pleno, tiene que ser neutral. Colau ha dicho que no contestaría las palabras de Sierra, que ha considerado fuera de lugar.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.