Nada cambia en el Ayuntamiento de Barcelona. El nuevo curso político ha vuelto a situar a Barcelona en Comú en una espiral de enchufismos con la reincorporación de Tatiana Guerrero, pareja sentimental del concejal Eloi Badia, como asesora de la tenencia de alcaldía de derechos sociales.

Guerrero, que ya trabajó como asesora de la alcaldía durante el mandato de 2015 a 2019, se ha mantenido aferrada al Ayuntamiento, aunque esta vez ha tardado en oficializarse su incorporación (con efectos a 2 de marzo) y lo hace en un segundo plano, bajo la tutela de Laura Pérez, concejal de Derechos Sociales. Así consta en la publicación oficial del Ayuntamiento de Barcelona de este 5 de marzo [ver aquí], que oficializa el enchufe de Guerrero.

GUERRERO, ENCHUFADA POR PARTIDA DOBLE

No es la primera vez que la designación de Guerrero levanta polémica. En 2016 su retribución de 50.790 euros no figuraba con el indicativo que le incluía dentro del código ético del partido, por lo que podía cobrar al completo su salario en lugar de autolimitárselo como sus compañeros. Tras destaparse el caso con el malestar de los trabajadores municipales (y el consiguiente tirón de orejas), hubo una rectificación por parte de Guerrero. Admitió que su salario sí estaba limitado, momento en el que la web municipal de transparencia empezó a reflejar la limitación de sueldo de la asesora. 

Casi cuatro años después, el ayuntamiento vuelve a jugar con la retribución de los cargos y a incurrir en el mismo “error”. Con la nueva elección como cargo eventual en 2019 para alojarse en el área de Derechos Sociales, el sueldo de Guerrero asciende hasta los 56.714 euros [ver aquí]. El salario, que asciende hasta los 6.000 euros, supera con creces el límite que establece el código ético de Barcelona en Comú. No obstante, fuentes de los comunes aseguran a este medio que Guerrero tiene el sueldo limitado a la cuantía estipulada por las normas internas del partido. 

Guerrero se ve amparada por el polémico decreto que firmó la alcaldesa Ada Colau para poder otorgar hasta 35 puestos directivos a personas que no fueran funcionarios. Este permite seleccionar mediante concursos abiertos a personal que cuente con un título universitario y hasta tres años de experiencia en cargos directos, trayectoria profesional que Guerrero no posee según su CV --a no ser que su responsabilidad en un comedor social sea puntuable-- [ver CV aquí​].

ALICIA RAMOS, TAMBIÉN ENCHUFADA

El caso de Tatiana Guerrero no es el único enchufe de los comunes durante este mandato. La exdiputada en el Congreso de los Diputados de En Comú Podem Alicia Ramos Jordán ha sido nombrada asesora del área de Ecología del Área Metropolitana de Barcelona. El enchufe llega después de que la exdiputada se quedara fuera del Congreso tras las elecciones generales, al no obtener escaño.

Casualidades de la política, Ramos es pareja sentimental de la concejal de Vivienda Lucía Martín y percibe un salario de hasta 52.075,80 euros. Ramos se suma así a la larga retahíla de cargos a dedo, aunque en una institución diferente a la del Ayuntamiento. Según los comunes, la exdiputada también tiene el sueldo limitado a lo establecido por el Código Ético del partido.

Los malos vicios que tanto ha criticado la alcaldesa parecen perpetuarse bajo su mando, pues la noticia llega en uno de los momentos en los que más se está mirando con lupa la gestión municipal. Este año el Tribunal de Cuentas ha detectado hasta 11 contratos sin publicidad a una empresa (realizados en el año 2016) y hasta 64 contratos a dedo al límite de la legalidad.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.