La movilidad es una de las áreas que más trae de cabeza al equipo directivo del Ayuntamiento de Barcelona y es uno de los caballos de batalla en los que quiere diferenciar claramente sus prioridades y su perfil propio. Uno de los ejes del plan de movilidad (aparte de las restricciones al vehículo privado, denostado y demonizado desde la cúpula municipal tanto por la alcaldesa, Ada Colau, como por la responsable de Movilidad, la segunda teniente de alcalde Janet Sanz) es la red de transporte público.

 

Para efectuar la evaluación económica de la adaptación de la red de autobuses a los objetivos del Plan Municipal Urbanístico 2019-2024, la gerencia del área de Ecología Urbana acaba de adjudicar, el pasado día 12 de junio, un suculento contrato de 261.435,82 euros a una empresa de ingeniería con el objetivo de asesorar a los técnicos municipales. El contrato, que tendrá una vigencia de dos años, fue adjudicado a la firma Momentum Gabinet d’Enginyeria, que fue la única que se presentó al concurso. Esta firma está liderada por David Camí, ingeniero superior industrial y profesor de la Escuela de Policía de Cataluña.

Una de las especialidades de la compañía es la investigación y reconstrucción de accidentes, así como la consultoría en seguridad vial, la simulación de accidentes o el análisis biomecánico de las lesiones. En el proyecto municipal deberán trabajar cuatro técnicos, tres de ellos con experiencias de entre 10 y 15 años, con formaciones específicas y másters o posgrados en movilidad y experiencia en determinados programas. También uno de ellos ha de tener el certificado de competencia profesional de la actividad de transporte interior e internacional de viajeros.

TRABAJANDO SOBRE UN MODELO

Un informe municipal señala que desde la gerencia del área de Ecología Urbana “y más concretamente desde la Dirección de Servicios de Movilidad, se ha diseñado y ejecutado la implantación de la nueva red de buses de la ciudad. Se trabaja en la mejora continua del modelo de transporte público de superficie”.

Estas actuaciones, añade el informe, “son de competencia municipal y tienen como objetivo dar apoyo técnico, asesoramiento, coordinación y seguimiento de proyectos y actuaciones a la gerencia adjunta de Movilidad e Infraestructuras. El Ayuntamiento no puede hacerlo directamente por no disponer de los medios materiales y humanos necesarios para llevarlo a cabo”.

REDUCIR LA SINIESTRALIDAD

El pliego de prescripciones técnicas del contrato detalla que el cometido de la empresa adjudicataria es variado. Por un lado, ha de realizar el análisis de la seguridad de la red de buses para reducir la siniestralidad. Pero también ha de asesorar en cómo reducir la contaminación atmosférica y acústica o cómo incrementar la eficiencia de los sistemas de transporte e incorporar las nuevas tecnologías en la gestión de la movilidad.

Autobuses de la flota de TMB / TMB
Autobuses de la flota de TMB / TMB

Entre sus cometidos también se incluye el asesoramiento como cómo moderar el consumo de energía en el transporte “y reducir su contribución al cambio climático”, así como aumentar “la proporción del consumo de energías renovables y limpias”. Otro de los ejes es cómo garantizar la accesibilidad al sistema de movilidad de los ciudadanos, para que ésta sea equitativa e inclusiva por edad, condición física, género, renta económica y barrio.

MEJORAR LOS TRAYECTOS

Los ingenieros deberán también analizar las propuestas surgidas de los diferentes órganos de participación de la ciudad o de las propias empresas operadoras del transporte, para lo que deberán estudiar la viabilidad de “mejoras de trayecto en las líneas existentes, creación de nuevas líneas, redistribución de la flota actual e implantación de la nueva infraestructura necesaria para el servicio de bus”.

Entre los cometidos de la compañía adjudicataria se encuentra también el estudio de las propuestas surgidas de procesos participativos para encontrar mejoras de localización de las paradas existentes, el análisis de la interferencia de flujos en los cruces y en análisis de medidas de priorización del bus respecto del tráfico en general. Asimismo, ha de analizar económica los beneficios sociales generados en cada actuación o los costes sociales, así como realizar un análisis del rendimiento y eficiencia económica y social de cada una de las propuestas.

SIMULACIÓN INFOGRÁFICA DE ACCIDENTES

Los trabajos que se han de hacer de la red de transporte de superficie pasan también por analizar los costes del transporte, teniendo en cuenta la demanda de pasajeros (a nivel funcional o territorial), el tiempo de viaje, el coste operativo de cada vehículo por kilómetro y la emisión de contaminantes de gases de efecto invernadero, cuantificando estas emisiones en toneladas y realizando una valoración económica de la misma.

La compañía realizará una simulación de lo que sería el modelo de red ideal, partiendo de los datos sociales y económicos que le facilitará el Ayuntamiento. La modelización del proyecto se realizará con varios programas, incluyendo una simulación infográfica de accidentes. Otro de los apartados que incluye son detalles de los puntos críticos de los recorridos de las líneas de transporte público. De esas simulaciones se extraerán después resultados sobre el comportamiento del tráfico privado y de los buses, previendo desde el tiempo de recorrido hasta la velocidad media, pasando por el tiempo de demora. También permitirá analizar el impacto de la red en los distritos de la ciudad y dimensionar el transporte para atender a la demanda potencial.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.