Barcelona en Comú y el PSC, socios de gobierno en el Ayuntamiento de Barcelona, han silenciado este viernes sus diferencias en una votación en el pleno sobre la ampliación del aeropuerto Barcelona - El Prat Josep Tarradellas. Las formaciones de Ada Colau y Jaume Collboni (alcaldesa y vicealdalde) han votado a favor de esta ampliación, aunque los comunes lo han hecho con un matiz: quieren que se haga atendiendo criterios medioambientales en la lucha contra el cambio climático. 

El Ayuntamiento ha aprobado la propuesta de Junts per Catalunya con el apoyo de PSC, BComú y ERC que defendía el crecimiento de la infraestructura. Barcelona pel Canvi ha votado a favor, Ciutadans se ha abstenido y el PP ha votado en contra.

La decisión del partido de Colau ha sorprendido ya que colisiona con la posición de la misma alcaldesa del octubre pasado cuando defendía limitar el tráfico aéreo. El texto aprobado hoy defiende que el aeropuerto podría acoger 55 millones de pasajeros (2 más de los 53 actuales) y que debe convertirse en un hub inteligente y crecer de forma "inteligente" priorizando los vuelos internacionales. 

'NO SOMOS UN AEROPUERTO CON UNA CIUDAD'

Desde los comunes, la concejal de Urbanismo, Infraestructuras y Movilidad, Janet Sanz, ha matizado que Barcelona es "una ciudad con un aeropuerto y no un aeropuerto con una ciudad", destacando que el crecimiento del aeropuerto se producirá en un "contexto de crisis climática". Sanz ha apostado por un modelo aeroportuario que cumpla con los acuerdos internacionales de lucha contra el cambio climático y que "vele por el desarrollo económico a largo plazo sin hipotecar las futuras generaciones".

La posibilidad de la escenificación de una división entre Colau y Collboni ha planeado sobre toda la mañana antes de llegar a la votación de esta propuesta. Sin embargo, ambos dirigentes han decidido votar en la misma línea, lo que se puede interpretar como una batalla ganada de los socialistas frente a los comunes, partidarios hace unos meses de "limitar los vuelos, especialmente para esos trayectos que se pueden hacer de forma razonable en tren o de una forma menos contaminante que en avión", como propuso Colau en octubre.

COLLBONI: 'ES EQULIBRADO'

El vicealcalde, Jaume Collboni, ha defendido el voto a favor "porque es un buen punto de partida y un planteamiento equilibrado desde el punto de vista económico y de conectividad con los vuelos transcontinentales". El dirigente socialista ha añadido que la inversió de AENA anunciada por su presidente de 1.500 millones de euros se debería debatir entre las administraciones catalanas.

Desde Barcelona pel Canvi, Eva Parera, ha argumentado su voto positivo explicando que la propuesta "es un buen ejemplo porque el Ayuntamiento muestra un liderazgo en una cuestión de la que no tiene competencias" y porque el aeropuerto debe de ir "en sintonía" con el resto de aeropuertos españoles. ERC considera que es positivo porque los vuelos transcontinentales deben "crecer", aunque ha alertado de los riesgos medioambientales a través del concejal Miquel Puig.

EL PP, EN CONTRA

En las filas de Ciudadanos, sin embargo, Mari Luz Guilarte ha justificado su abstención explicando que el desarrollo del aeropuerto es "importante" pero que, antes, se debe hacer un plan de inversión.

Por su parte, Josep Bou (PP) ha señalado que ha votado en contra porque, bajo su punto de vista, Elsa Artadi (JxCat) solo busca que AENA deje de gestionar la infraestructura.  "Ya se demostró hace unos meses con el Tsunami Democràtic. Mientras no abandonen el proceso separatista, no votaremos a favor", ha expresado el líder conservador.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.