Barcelona ya tiene gobierno de izquierdas. PSC y Barcelona en Comú han llegado a un acuerdo para el reparto de las concejalías y los distritos de la ciudad. Como ya avanzó Metrópoli, el área de seguridad recaerá en manos del número 3 de los socialistas, Albert Batlle, y comunes y PSC se repartirán cinco distritos para cada partido. El acuerdo deberá ser ratificado por los dos partidos.

El primer teniente de alcalde del nuevo gobierno municipal será Jaume Collboni y el gobierno se organizará en base a seis tenencias de alcaldía, tres para cada partido. Una de las tenencias de alcaldía que se crea es la de seguridad para afrontar el incremento de delitos que vive la ciudad, ha dicho la alcaldesa Ada Colau.

Tras la investidura de Colau como alcaldesa, con los votos favorables de Manuel Valls, las negociaciones entre los dos partidos se han prolongado durante tres semanas largas y, a diferencia de otras ocasiones, apenas se han producido fugas de información. A grandes rasgos, los socialistas decidirán sobre las políticas de seguridad y la promoción económica, mientras que Colau controlará el presupuesto, vivienda, urbanismo y servicios sociales.

LAIA BONET, TERCERA TENIENTE

Collboni encabezará el área de Economía, Trabajo, Competitividad y Hacienda. Otro de los nombres fuertes del nuevo gobierno será Janet Sanz, que iba de número 3 en la lista de los comunes y será la segunda teniente de alcaldía. Sanz estará al frente de la tenencia de alcaldía de Ecología, Urbanismo, Infraestructuras y Movilidad. Y la socialista Laia Bonet será la tercera teniente de alcaldía y dirigirá la macroárea Agenda 2030, Transición Digital, Deportes y Coordinación Territorial y Metropolitana.

La cuarta teniente de alcaldía será la concejala de Barcelona en Comú, Laura Pérez, y estará al frente de las concejalías de Derechos Sociales y Feminismo. El quinto teniente de alcaldía será el citado Albert Batlle, que encabezará el área de Prevención y Seguridad. Y el sexto teniente de alcaldía será el catedrático Joan Subirats, ideólogo de los comunes, y dirigirá el área de Cultura, Educación y Ciencia.

CINCO DISTRITOS CADA UNO

PSC y comunes gobernarán cinco distritos cada uno. Nou Barris, Sant Martí, Sarrià-Sant Gervasi, Les Corts y Horta-Guinardó tendrán regidores socialistas, mientras que al frente de Ciutat Vella, Eixample, Gràcia, Sant Andreu y Sants-Montjuïc estará el partido de Colau. Al frente de Nou Barris, la única zona de la ciudad en la que los socialistas ganaron en las elecciones del pasado mayo, estará Marga Marí-Klose; en Sant Martí, el concejal será David Escudé; en Horta-Guinardó, Rosa Alarcon; en Les Corts, Xavier Marcè, y en Sarrià-Sant Gervasi, Albert Batlle.

Por parte de Barcelona en Comú, Eloi Badia repetirá al frente de Gràcia; Jordi Rabassa tomará el relevo de Gala Pin en Ciutat Vella; la exdiputada Lucía Martín gobernará en Sant Andreu; uno de los principales colaboradores de Jaume Asens, Marc Serra, asumirá Sants-Montjuïc, y el exgerente municipal y exregidor socialista Jordi Martí sustituirá a Gerardo Pisarello en el Eixample. 

BALLARÍN, A MERCADOS

Desgranadas las seis tenencias de alcaldía, en cada una habrá regidores de los dos partidos con el objetivo de que las decisiones que se tomen sean consensuadas. El concejal de Presupuesto y Presidencia será Jordi Martí, la regidora de la concejalía de Comercio, Mercados, Régimen Interno y Hacienda será Montserrat Ballarín; el concejal de Turismo e Industrias Creativas, Xavier Marcè; la concejala de Movilidad, Rosa Alarcón; y el regidor de Emergencia Climática y Transición Ecológica, Eloi Badia. 

Colau y Collboni, durante la presentación del pacto de gobierno / EFE
Colau y Collboni, durante la presentación del pacto de gobierno / EFE

El concejal de Deportes será de David Escudé; la regidora de Salud, Envejecimiento y Curas, Gemma Tarafa; la regidora de Infancia, Juventud y Gente Mayor, Marga Marí-Klose; el concejal de Derechos de la Ciudadanía, Participación y Justicia Global, Marc Serra; la regidora de Vivienda y Rehabilitación, Lucía Martín, y el concejal de Memoria Democrática, Jordi Rabassa.

Para Colau, el gobierno que ahora empieza a andar es uno "de los más estables que ha tenido Barcelona como mínimo desde hace tres mandatos". La primera edil de la ciudad ha dicho que es un gobierno de 18 regidores, fuerte y cohesionado. "Quiere ser un gobierno estable. No queremos ser dos partidos sino un solo gobierno. Es un acuerdo progresista, que pone a las personas en el centro de la ciudad".

PLURALIDAD Y TOLERANCIA

Para el concejal socialista, el acuerdo está inspirado en los valores de la ciudad: pluralidad, tolerancia, entendimiento y diálogo". Según Collboni, el nuevo gobierno municipal sera de izquierdas, al servicio de la ciudadanía "y no de ninguna causa política", ha subrayado el presidente del grupo municipal del PSC en referencia a las diferencias entre los comunes y los socialistas sobre el proceso independentista. Collboni ha asegurado que la intención es llegar a grandes acuerdos de ciudad, "tender la mano a los grupos de la oposición" y trabajar con el resto de Administraciones públicas. 

Precisamente, el acuerdo sellado entre ambas formaciones establece que respecto al proceso independentista cada partido expresará de forma autónoma sus opiniones, también en el caso de que se presente alguna iniciativa o propuesta en alguna comisión o en el pleno municipal. El acuerdo presentado a los medios de comunicación establece que el acuerdo es un gobierno de Barcelona y por Barcelona y que "no se subordinará a ninguna otra lógica, criterio o Administración".

SEGUNDO INTENTO

Ésta es la segunda ocasión que Collboni y Colau gobiernan conjuntamente. El pasado mandato, ambas formaciones estuvieron al frente de la ciudad durante un año y medio, entre mayo de 2016 y noviembre de 2017, hasta que la alcaldesa decidió romper el pacto de gobierno con la excusa de que los socialistas habían apoyado la aplicación del artículo 155 en Cataluña. La ruptura se vistió con una consulta a las bases de los comunes, que se saldó con un resultado muy justo a favor de poner fin al acuerdo.