ARCHIVADO EN:

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, cargó a las cuentas del Ayuntamiento los gastos derivados de los viajes que realizó para visitar a los políticos presos. Así se desprende de su estadillo de viajes, en el que constan pagos efectuados para realizar visitas a las cárceles donde estaban los acusados de organizar el 1 de octubre.

Así, el 21 de marzo del año pasado, Colau se desplazó para entrevistarse en la prisión con Jordi Cuixart, Jordi Sánchez y Joaquim Forn y pasó al consistorio una nota de gastos de 366,61 euros. En ese momento, los dirigentes de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y de Òmnium Cultural estaban en la cárcel de Soto del Real, mientras que el exconsejero de Interior, Quim Forn, se hallaba en la de Estremera. Posteriormente, en mayo del 2018, visitó a la expresidenta del Parlament, Carme Forcadell, y a la exconsejera de Treball, Dolors Bassa, en la cárcel de Alcalá Meco, donde habían ingresado un par de meses antes, a finales del mes de marzo. En esta ocasión, Colau pasó a las cuentas del Ayuntamiento unos gastos de 270,45 euros. Todos los gastos corresponden a los billetes de AVE.

No fueron los únicos gastos pasados al consistorio por actividades como activista. En noviembre de 2015, es decir, unos meses después de ser elegida alcaldesa de Barcelona, asistió en Madrid a una manifestación contra la violencia machista, por lo que cargó al Ayuntamiento una minuta de gastos de 300,89 euros. Otro encuentro en Madrid con la plataforma Open Arms, los días 31 de mayo y 1 de junio del año pasado, costó a las arcas públicas 551,70 euros. En esta ocasión, aprovechó para asistir a una cena solidaria (pagó por ella 127,72 euros, cifra que incluía el ágape y la “aportación solidaria”) y para ir al Congreso y ver en primera persona la moción de censura de Pedro Sánchez contra Mariano Rajoy.

LA COSTUMBRE DE ALQUILAR COCHES

El gasto más extraño, no obstante, es su desplazamiento a la capital de España el 23 de mayo de 2016 para asistir a la “celebración de la Copa del Rey”, por lo que cargó al consistorio otros 407,65 euros en gastos. De este viaje, 99,45 euros correspondían a los billetes, 225 euros al hotel, 41,25 euros a su comida y 41,95 euros al alquiler de un coche en la capital.

Una de las costumbres de Colau es alquilar vehículos en algunos de sus desplazamientos. Así ocurrió, por ejemplo, en un viaje a Bruselas, para asistir a una mesa redonda sobre inmigración el 5 de abril de 2016. Los billetes costaron al consistorio barcelonés 649,06 euros, a los que hubo que sumar 149 euros de hotel, 67,37 euros de restaurante, 59,35 euros de taxi y 71,67 euros de alquiler de coche. En total, pues, 996,45 euros en gastos en la capital europea.

VIAJE A MEDELLÍN

Desde su llegada al cargo de alcaldesa, el viaje más costoso que realizó Colau fue una visita de una semana a Quito, Bogotá y Medellín, con el objetivo de asistir a una conferencia sobre vivienda y desarrollo urbano sostenible, conocida como Habitat III. La alcaldesa aprovechó para asistir también a un encuentro de la organización Ciudades y Gobiernos Locales Unidos (CGLU). El desplazamiento costó a los barceloneses un total de 6.528,95 euros y se realizó del 13 al 19 de octubre de 2016. En este viaje, el coche de alquiler le costó a la alcaldesa de Barcelona 596,91 euros, mientras que el hotel de Quito le costó 930 euros y el de Bogotá, 320 euros.

Unos meses antes, el 23 de mayo, Colau se había desplazado a Nueva York para asistir a otra reunión de Habitat III, que costó al erario público 2.748,06 euros. De esta cantidad, 1.295 euros correspondían al hotel, 220 euros a las comidas y 138,84 euros al alquiler de un coche.

GASTOS CONTENIDOS

A comienzos de mandato, su costumbre era alquilar un vehículo con conductor. Así, a poco de ser alcaldesa, en octubre de 2015, viajó a Leipzig (Alemania) con motivo de la “crisis de refugiados”, un desplazamiento por el que el consistorio pagó 1.634,99 euros. De ellos, 254,86 euros fueron de alquiler de un minibus para trasladar a la delegación de Barcelona durante los días 7 y 8 de octubre. Una semana más tarde, asistió a una cumbre de alimentación en Milán, un viaje que costó 849,83 euros. De esa cantidad, 423,65 euros fueron por el alquiler de un “vehículo minivan con chófer”.

Los viajes de Colau, no obstante, no pecan de onerosos. En el primer ejercicio en que estuvo en el poder, sólo cargó a las arcas públicas 5.631,35 euros. En el 2016, los gastos en viajes ascendieron a 11.155,73 euros; en 2017, sólo pasó a cargo del consistorio 476,35 euros un billete a Madrid, donde  asistió a la presentación de la nueva agenda urbana de la ONU, y un billete a París, para asistir a la reunión C40 Citylab); y en 2018, los gastos llegaron a 9.340,70 euros.