La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha dado luz verde al contrato sin concurso de una incineradora para suministrar electricidad al Ayuntamiento y a organismos asociados. Este aval vulnera una promesa electoral que hizo la primera edil en 2015 durante su primer mandato y otra en julio de 2018, cuando vendió que Barcelona se “desconectaba” de determinadas eléctricas y se abastecería de energía “limpia”.

23,76 MILLONES DE EUROS

Sin embargo, no será así. Durante la última comisión del gobierno, Barcelona en Comú y el PSC aprobaron el armazón legal de un encargo de gestión al grupo Tersa, que quema unas 350.000 toneladas de residuos al año, según avanza Crónica Global.

El punto aprobado incluye una partida de 23,76 millones de euros en el presupuesto municipal de 2021.

ENERGÍA “LIMPIA”

Un representante de la plataforma Aire Net ha lamentado al medio que “a priori el consistorio está dando una marcha atrás a lo anunciado en el pasado, cuando el gobierno municipal aseguró que se abastecería solo con energía limpia”.

Desde Aire Net recuerdan que "energía renovable y limpia no es lo mismo. Puede haber energía que es a la vez renovable y sucia, como es el caso de Tersa".

El logotipo de Barcelona Energia, proyectado sobre la fachada del Ayuntamiento / ESEFICIENCIA
El logotipo de Barcelona Energia, proyectado sobre la fachada del Ayuntamiento / ESEFICIENCIA

DOS PROMESAS MÁS INCUMPLIDAS

Tersa nace de la incineradora ubicada en Sant Adrià de Besòs. La planta quemó en 2019 más de 350.000 toneladas de residuos. Además de generar electricidad y vapor con la quema de residuos, el grupo cuenta con placas fotovoltaicas en la zona del Fòrum y una planta de aprovechamiento energético de biogás en el Garraf.

Con esta aprobación, la alcaldesa de Barcelona y su equipo están incumpliendo dos promesas más. La primera gira en torno a poner punto y final a la incineración “a final de mandato”, algo que el partido de Colau aseguró que pasaría y no sucedió.

BARCELONA ENERGÍA

La segunda se refiere a Barcelona Energia. La eléctrica nació en 2017 con la finalidad de comercializar electricidad verde. Los ecologistas revelaron entonces que Barcelona Energia se alimentaba de Tersa y su incineración a gran escala a las puertas de Barcelona. La alcaldesa y su equipo rectificaron y anunciaron que la eléctrica cambiaba de proveedor. Para ello buscaron y consiguieron las Garantías de Origen renovable (GOR) que emite la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Ahora, los ambientalistas advierten de que el compromiso podría romperse de nuevo. "Y lo hará un ayuntamiento que declaró la emergencia climática hace justo un año”, zanjan.

Esta noticia ha recibido una solicitud de rectificación. Adjuntamos el enlace a la misma:

https://www.metropoliabierta.com/actual/rectificacion-colau_35397_102.html

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.