Si algo sale mal, la culpa siempre es de los otros. En esta tónica, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha sacado pecho por la formación morada y ha cargado contra el resto. Según ella, es un vergüenza que los líderes del PSOE, PP y Ciudadanos no hayan exigido dimisiones tras el escándalo por las "cloacas del Estado”.

"Nosotros somos transparentes, nuestras cuentas son transparentes y quizás nos equivoquemos alguna vez, pero de corrupción nada de nada", ha justificado el primer acto de precampaña de Unidas Podemos, en el que ha participado junto a Pablo Iglesias y el número uno de la lista por Barcelona al 28A, Jaume Asens.

EXIGE DIMISIONES POR LA CORRUPCIÓN

"En un país democrático deberían haber exigido dimisiones y una comisión de investigación depurando todas las responsabilidades", ha recalcado. Luego, una vez más, ha citado el principio de su partido: que Unidas Podemos se presenta a las elecciones "para cambiar las reglas del juego".

Este reproche llega días después de que se desvelara que un inspector jefe de la policía había revelado a un político venezolano que el entonces presidente Mariano Rajoy y su ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, conocían las gestiones que llevaba a cabo para obtener información de Podemos.

CITA LOS PRECIOS DEL ALQUILER... JUSTO ANTES DE UNA 'MANI'

Pero a quien más ha atizado la alcaldesa es al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Justo una horas antes de que 40 entidades de Barcelona tomen las calles contra los precios abusivos del alquiler, la alcaldesa ha lamentado que a Sánchez le hayan "temblado las piernas en el último momento" para regular estos alquileres en la ciudad. En otras palabras: se ha eximido de culpas y se ha mostrado defraudada porque el presidente no “ha cumplido con su promesa”. Y, mientras, la gente preparándose para salir a la calle.

También ha dedicado unas palabras a las fuerzas independentistas: ha cargado contra la "política de bloqueo" de ERC y JxCat, que vetaron los presupuestos generales presentados por el Gobierno de Pedro Sánchez, y ha aseverado que esa estrategia "no es ni una solución, ni una propuesta y nos lleva a un callejón sin salida". "No estamos jugando a canicas, sino haciendo política", ha sentenciado Colau.

Así, para ella, Unidas Podemos es la única garantía para un "gobierno de progreso y cambio, feminista, ecologista, que garantice los derechos y libertades y coloque una capa sólida de diálogo entre Cataluña y España".