A pesar de tener que hacer recortes de 310 millones de euros causado por la crisis sanitaria, el equipo de Colau va a gastarse una importante cantidad dinero en informes. El Ayuntamiento de Barcelona gastará 407.000 euros en documentos (sin ninguna infraestructura ni proyecto tangible) de "proyectos comunitarios" pese a que el gobierno municipal tiene problemas económicos porque debe afrontar el gasto extra que ha provocado la pandemia, hasta el punto de que ha pedido auxilio al Gobierno de España para gastar el déficit acumulado de años anteriores.

Según informa este jueves Crónica Global, la oposición apunta que se trata de la apertura de una licitación que generará solo papel. Los Servicios para el Acuerdo Marco de Apoyo a Procesos Comunitarios se lanzó esta semana con un presupuesto de 406.923 euros, IVA incluido. Este contrato sería uno más del Ayuntamiento salvo por un motivo: el gabinete de Colau pagará a un tercero para redactar informes sobre una ciudad que hace cinco años que gobierna.

DIAGNOSTICAR PROBLEMAS EN LOS BARRIOS

Los documentos formarán parte del Plan Municipal de Acción Comunitaria, una hoja de ruta para alinear las políticas del Ejecutivo local con las necesidades de los vecinos de los 73 barrios de la Ciudad Condal. Sea o no eficaz, el plan elaborado por la tenencia de alcaldía de Cultura, que dirige Joan Subirats, promete "estudiar y diagnosticar las situaciones reales en los barrios, en los proyectos en desarrollo o en los equipamientos".

En definitiva, el gobierno municipal invertirá ahora casi 407.000 euros en "conocer" los barrios de Barcelona cinco años después de acceder al ayuntamiento. El resultado de este diagnóstico no serán ni infraestructuras públicas, ni puestos de trabajo de funcionarios ni horas de estos empleados públicos, sino informes.

En un momento, además, en el que el consistorio ha sufrido un contratiempo en su presupuesto municipal por el gasto extra derivado del coronavirus y tendrá que hacer recortes en obras que ya han empezado, como la misma plaza de las Glòries, tal y como informó Metrópoli Abierta.

POLÉMICAS CON OTROS CONTRATOS

Eso sí, esta vez el área de Cultura, Educación, Ciencia y Comunidad ha decidido lanzar la contrata mediante concurso abierto. No ha sido el caso de otros gastos de igual o mayor cuantía. El más polémico fue la adjudicación por valor de 1,2 millones de euros de la contratación de auxiliares de servicio para la iniciativa Obrim Carrers, que busca ayudar a la desescalada y frenar al emergencia climática. La adjudicación se entregó por vía de urgencia a Brothers Control SL. Ha terminado denunciada en la Oficina Antifraude de Cataluña (OAC).

La facilidad con la que gastan dinero público algunas concejalías de BComú contrasta con la insistencia de las peticiones de la alcaldesa de la ciudad, Ada Colau, de acceder al déficit acumulado de años anteriores para evitar recortes. La munícipe lo ha pedido en varias ocasiones al Gobierno, puesto que la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local (LRSAL) impide gastar esos excedentes

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.