A menos de una semana para las elecciones municipales, a muchos electores todavía les asalta la duda de si Ada Colau, Manuel Valls o Ernest Maragall continuarán en el Ayuntamiento de Barcelona si no salen elegidos alcaldesa o alcaldes. La duda se centra en estos tres candidatos por los cargos que ocupan o han ocupado, caso de Colau (actual alcaldesa) y Valls (exprimer ministro francés), y por la avanzada edad de Maragall (76 años).

No sería la primera vez que alguien que ha sido alcalde de Barcelona deja el Ayuntamiento tras perder las elecciones para evitar pasar cuatro años en la oposición. En febrero de 2012, Jordi Hereu anunció que abandonaba la política activa ocho meses después de perder los comicios y la alcaldía frente a Xavier Trias. También se ha dado el caso contrario. En 2015, Trias perdió las elecciones frente a Colau, pero el exalcalde ha aguantado los cuatro años en la oposición ante de jubilarse.

Según la mayoría de las encuestas, el candidato de ERC podría ser el ganador de las elecciones municipales del próximo domingo, la actual alcaldesa quedaría en segunda posición, y el PSC, en tercera. Si los sondeos aciertan, Colau perdería la alcaldía en manos de Maragall, y pasaría a la oposición o, en caso de pacto con los republicanos, a un puesto de menor rango del que ocupa actualmente.

El debate sobre la continuidad de estos candidatos ha vuelto este lunes al primer plano de la actualidad. Mientras Maragall y Valls aseguran a Metrópoli Abierta que permanecerán en el Ayuntamiento los cuatro años aunque estén en la oposición, la alcaldesa no se ha mojado en una entrevista en Els matins de TV3 (a partir del minuto 6). La periodista Lídia Heredia ha preguntado directamente a Colau si se quedará cuatro años en el Ayuntamiento, ya bien sea como alcaldesa, como primera teniente de alcaldía o como regidora de la oposición. Pero la líder de Barcelona en Comú no ha respondido afirmativa o negativamente.

LOS PROYECTOS POR ENCIMA DE LAS PERSONAS

"Yo lo que me planteo es ganar las elecciones y hacerlo con más apoyos que hace cuatro años. Quiero seguir siendo la alcaldesa de la ciudad de Barcelona, con una experiencia que está teniendo un reconocimiento a nivel internacional amplísimo. Hemos abierto un camino de esperanza para mostrar que hay alternativas a las políticas que hemos sufrido durante décadas, de recortes, de disparar la desigualdad en la ciudad. Me presento para ser alcaldesa. En función de los resultados, evidentemente, valoraremos... Lo que seguro que siempre hará Barcelona en Comú es intentar liderar un gobierno de izquierdas y progresista en la ciudad. Siempre hemos estado muy claros con esto. Nunca abriremos la puerta a ningún pacto con ninguna fuerza de derechas". 

Heredia ha insistido a Colau y ha repreguntado a la alcaldesa si participará en la puesta en marcha de estas políticas si no las puede liderar y solo es regidora. En este caso, la primer edil tampoco ha respondido categóricamente. "Lo que importa son los proyectos de ciudad. Las personas tenemos que estar al servicio de los proyectos. Me presento para volver ganar las elecciones y ser alcaldesa. Esa es la hipótesis que estoy contemplando. La campaña electoral nos está yendo bien. Nos estamos explicando bien. Después en función de los resultados decidiremos de forma colectiva en Barcelona en Comú cómo somos más útiles. Las personas siempre nos estemos que poner al servicio del proyecto y no al revés".

ARTADI Y MARAGALL SE QUEDAN

Tras las palabras de Colau, Metrópoli Abierta se ha puesto en contacto con las candidaturas de los partidos con representación municipal para saber si los alcaldables se quedarán los cuatro años en el Ayuntamiento sea cual sea el resultado del domingo. Fuentes de ERC han garantizado que Ernest Maragall no se irá y permanecerá todo el mandato en la Casa Gran. En los mismos términos se expresan desde la lista de Junts per Catalunya respecto a Elsa Artadi. De hecho, ella misma así lo aseguró en una entrevista con este medio. "Si voy a la oposición, mi compromiso sigue con Barcelona. Cuando decidí dar el paso a la política municipal, lo hice sólo con una condición: que era para quedarme. En un futuro muy lejano ya se verá", dijo la exconsellera de Presidencia.

Desde la filas del PSC también garantizan que Jaume Collboni se quedará los cuatro años aunque los votantes digan que vaya a la oposición. Fuentes socialistas recuerdan que este mandato, Collboni ha liderado un grupo de cuatro concejales y no se ha ido. También Manuel Valls ha reiterado este lunes en una rueda de prensa en la agencia Efe la intención de trabajar en el ayuntamiento barcelonés y no volver a Francia. La pasada Navidad, Valls ya se manifestó igual en una entrevista con Metrópoli Abierta.

PROYECTO DE VIDA

"He dado este paso por razones muy personales. Para mí es una suerte en la vida poder cambiar de horizonte, de ciudad. Y lo he podido hacer porque tenía Barcelona. Estoy muy feliz tanto a nivel personal como a nivel político. Y poder ser candidato a alcalde de Barcelona es increíble después de todo lo que he hecho. Es un cambio de vida. A mis 56 años no creo que cambie otra vez de país. Aquí están mis raíces. He pensado este proyecto como un proyecto de vida. Haber venido solo por la alcaldía o la candidatura sería absurdo. Pero ahora estoy comprometido con este proceso y quiero ganar", subrayó Valls.

Actualmente, PP y CUP cuentan con tres regidores en el Ayuntamiento de Barcelona. Algunos de los sondeos no garantizan la entrada de las dos formaciones en el pleno municipal. Sin embargo, fuentes de las dos listas confirman que sus alcaldables, Josep Bou y Anna Saliente, respectivamente, se quedarán todo el mandato en el consistorio.