ARCHIVADO EN:

Ni siquiera está cerrado el gobierno municipal entre Barcelona en Comú y PSC y la alcaldesa Ada Colau no lleva ni un mes en el cargo y el grupo municipal de Ciutadans ya ha propuesto la celebración del primer pleno extraordinario del mandato, en este caso de seguridad. La presidenta del partido naranja en el Ayuntamiento, Mariluz Guilarte, tiene la intención de hacer llegar la inciativa al resto de formaciones políticas en el consistorio.

El anuncio de Ciutadans llega después de una semana negra de delitos en Barcelona, con un asesinato en una peluquería de Sarrià, un apuñalamiento en el Carmel, dos violaciones y decenas de robos. Según Guilarte, en el pleno se tendría que nombrar al nuevo concejal de Seguridad y aumentar el número de efectivos policiales en las calles de Barcelona. Muy probablemente, el próximo concejal de Seguridad será el socialista Albert Batlle.

PARSIMONIA

La regidora, que ha comparecido en rueda de prensa con Celestino Corbacho, Paco Sierra y Marilén Barceló, los otros concejales del grupo municipal tras la ruptura de Ciutadans con Manuel Valls, ha criticado "la parsimonia" de los comuns y el PSC para formar gobierno, lo que mantiene la ciudad "sumida en la parálisis". Para Guilarte, el actual mandato será peor que la anterior porque arranca con una herencia de "ineficacia" de cuatro años.

La representante de Ciutadans ha asegurado que este mandato el partido naranja será la voz del constitucionalismo en el Ayuntamiento y ha dicho que espera que la tardanza en que la ciudad disponga de un nuevo gobierno no sea un síntoma de que el gobierno entre Colau y Jaume Collboni será corto. En noviembre de 2017, los comuns rompieron con el PSC tras un año y medio de gobierno conjunto.