Albert Batlle, teniente de alcalde de Prevención y Seguridad del Ayuntamiento de Barcelona, ha recalcado que se dejará “la piel” para frenar los altos índices de delincuencia que se registran en Barcelona, pero ha recalcado que hará “un abordaje ordenado” de la principal problemática de la capital catalana. En su intervención en el Ayuntamiento, Batlle ha negado que Barcelona viva una situación dramática, aunque la ciudad ha vivido cinco asesinatos desde las pasadas elecciones municipales (26 de mayo)

“Si ha habido un concejal que se ha reunido muchas veces con Colau después de las elecciones, he sido yo. Me siento respaldado por la alcaldesa, que también apoya a los cuerpos policiales”, ha insistido Batlle durante su intervención en el pleno extraordinario sobre seguridad.

Batlle, ex director general de los Mossos, ha asegurado que en sus visitas a las comisarias de la Guardia Urbana y los Mossos ha visto “ilusión y ganas de trabajar”. Durante su discurso, ha anunciado la incorporación inmediata de 270 nuevos policías (entre Mossos y Urbana) en la ciudad.

LAS PROMESAS DE BATLLE

Abogado de profesión, Batlle ha pedido calma para solucionar los graves problemas de inseguridad que se viven en Barcelona, donde cada día se registran más de 500 delitos. En el capítulo de promesas, se ha comprometido a “incorporar 1.000 nuevos agentes de la Urbana durante este mandato” y ha anunciado “una reunión con todos los concejales de distrito para que convoquen los consejos de seguridad”. “En esta historia estamos todos implicados”, ha sentenciado.

La propuesta para adoptar nuevas medidas para mejorar la seguridad en Barcelona ha sido aprobada con los votos favorables de todos los grupos políticos menos ERC, que ha optado por abstenerse. En la Ciudad Condal, recordemos, se registran más de 500 delitos diarios​.