Barcelona se degrada. La inseguridad se ha convertido en el gran problema de la ciudad después de un verano muy crispado y conflictivo en algunos barrios, como el Raval y la Barceloneta. El 48,5% de los barceloneses consideran que la falta de seguridad es el aspecto que más ha empeorado de la Ciudad Condal, según el segundo Barómetro de Barcelona elaborado por Centre d'Estudis Sociològics para Metrópoli Abierta. La suciedad de las calles es la segunda cuestión que más preocupa a los vecinos.

La percepción de inseguridad se triplica en la capital catalana. El pasado junio, era el gran problema de la ciudad para el 18,2% de los barceloneses. Cuatro meses después, la cifra se acerca al 50%. Es decir, uno de cada dos habitantes empadronados se sienten desprotegidos y consideran que algunas calles, sobre todo del área de Ciutat Vella, son peligrosas.

MALESTAR POPULAR

La mención de la seguridad como el aspecto que más ha empeorado en el municipio en los últimos tres años es especialmente significativa entre los residentes en Ciutat Vella (64,9%), los que han sufrido algún acto delictivo (57,5%) y los votantes de Ciutadans (62,4%).

Los barceloneses están muy molestos con la respuesta del gobierno municipal para frenar los graves problemas de seguridad que se viven en las calles. En este contexto, sorprende que la alcaldesa, Ada Colau, apueste por la disolución de los antidisturbios de la Guàrdia Urbana.

Imagen de archivo de una actuación policial contra un narcopiso en Ciutat Vella / Archivo
Actuación policial contra un narcopiso

Barcelona, hoy, también es percibida como una ciudad mucho más sucia. La falta de limpieza fue denunciada por el 32,9% de los ciudadanos en junio. En octubre, la cifra subió hasta el 46,4%. Entonces y ahora, la suciedad es percibida como el gran problema de proximidad de muchos habitantes.

LA LIMPIEZA, EL PEOR SERVICIO PÚBLICO

La limpieza de las áreas públicas, por otra parte, es percibida como el servicio público prestado por el Ayuntamiento que peor funciona, con un importante incremento de las menciones desde el primer barómetro de junio: del 16,2% al 27,8%.

El turismo (26,0%), el tráfico y la movilidad (18,8%) y el acceso a la vivienda (14,6%) son los otros aspectos que han empeorado de Barcelona, según los datos demoscópicos.

Los habitantes de la ciudad encuestados responsabilizan de los grandes retrocesos al Ayuntamiento, en el 55,2% de los casos. El 27,8% de las personas encuestadas citan directamente a Colau, mientras que el 20,6% atribuyen el deterioro de BCN a otras administraciones. La suma de quienes mencionan al consistorio y a la alcaldesa alcanza el 83% de los ciudadanos, cifra que supone un incremento de casi un 20% respecto al pasado junio (el 41,7% mencionó al Ayuntamiento y el 22% citó a Colau).

La suciedad se acumula a la puerta del Forum donde hay un festival / MDM
La suciedad se acumula alrededor del Fórum

DESCONTENTOS CON LA ALCALDESA

Los barceloneses, como mostraba la primera entrega del Barómetro de Barcelona, desconfían de Colau para gestionar los grandes problemas de la ciudad. Hoy, el 65% de los barceloneses están descontentos con la alcaldesa. El malestar también es significativo entre los líderes vecinales y, curiosamente, también abre una brecha entre sus propios votantes. En junio, el 15,9% de quienes optaron por Barcelona en Comú para dirigir la administración local en 2015 afirmaban sentirse muy satisfechos con su gestión. Actualmente, el porcentaje es cuatro puntos menor, del 11,7%.

Los resultados obtenidos en esta encuesta de Centre d'Estudis Sociològis sobre el grado de satisfacción y descontento de los barceloneses se han obtenido tras realizar 600 entrevistas a hombres y mujeres de 18 o más años empadronados en Barcelona, con derecho a voto en las elecciones municipales de 2019. El nivel de confianza para los resultados es del 95,5%. El trabajo de campo mediante entrevistas se realizó entre el 8 y el 17 de octubre de 2018.