El Gobierno municipa liderado por Ada Colau sigue adelante con sus inversiones en materia de movilidad. Tras la millonaria partida para mantener las Rondas de Barcelona, que ha sido anulada por "errores de coherencia", el consistorio ha iniciado una contratación para garantizar la seguridad en las vías barcelonesas.

En este caso, el Ayuntamiento sacará a concurso público el servicio de operadores de los túneles viarios de los que dispone la capital catalana. Pese a que el presupuesto del que partirá la licitación es de 1.318.240,26 euros, el valor estimado de dicho contrato alcanza los 2.614.691,42 euros.

HASTA 2023

Mediante esta adjudicación, el Ejecutivo municipal busca garantizar el control de los diferentes túneles barceloneses durante el presente año, así como para 2022 y 2023 con diversas cuantías anuales.

Partiendo del presupuesto base, que puede sufrir modificaciones con las que prácticamente se doblaría su coste, el consistorio tiene previsto invertir 219.706,71 euros para cubrir el servicio de 2021.

El Ayuntamiento estima en 659.120,13 euros el coste para el siguiente año, mientras que establece en 439.413,42 euros la partida a pagar en 2023.

TÚNELES

El futuro contrato deberá cubirir el control de 35 túneles ubicados en vías urbanas, la Ronda de Dalt, la Ronda Litoral y la C-32. Todos se encuentran dentro de las fronteras de la capital catalana, a excepción de los de Sant Feliu y Can Clota, en los términos municipales de L'Hospitalet y Esplugues de Llobregat respectivamente.

Las infraestructuras a controlar en ciudad son los túneles de la plaza Cerdà, Badal, Maria Cristina, Illa, Mitre, Bonanova, Lesseps, Camèlies, ambos sentidos de la Rovira, Dante, plaza Espanya, Miramar y Glòries. En la Ronda de Dalt, el control se llevará a cabo en las instalaciones de Cervantes, Pedralbes, Oreneta, Borràs, Ramal IJ, Sant Gervasi, Alfons Comín, Jordà, Guineueta, Via Júlia, Palamós, Nus Trinitat y Ramal La Maquinista.

Respecto a la Ronda Litoral, la cobertura será válida en los túneles de Baró de Viver, Bon Pastor, Diagonal Mar, Poble Nou, Vila Olímpica, Pla de Palau, Moll de la Fusta y Colom.

TRABAJOS

El pliego técnico municipal indica que, las funciones principales de los controladores que se encuentren al mando del servicio de Control de Túneles, estarán orientadas en la "adecuada supervisión y operación de los túneles viarios urbanos y de Rondas de Barcelona, además de una interrelación con la conservación y explotación de las diferentes instalaciones". El servicio será ininterrumpido, garantizándose "24 horas al día, todos los días del año".

Los operarios empleados en el servicio deberán dar respuesta a las incidencias que puedan darse en el interior de los túneles, como los problemas relacionados con la "alarma de control de gálibo, la parada de vehículos dentro del túnel, el uso de extintores de mano por parte de los usuarios, auxilio mecánico o sanitario, accidentes o incidentes, incendios de vehículos, paso de vehículos con carga peligrosa y fallos de energía eléctrica, iluminación, ventilación y control", entre otros.

Entre los aspectos que deberán permanecer bajo control, destacan las condiciones de reapertura de un túnel tras un accidente, la "autorización en tiempo real de las intervenciones en el interior del túnel, la vigilancia ambiental, la disponibilidad de los sistemas de seguridad y el análisis de los fallos técnicos de funcionamiento".

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.