Rúa del Orgullo LGTBI en la avenida Maria Cristina de Barcelona / CG
Rúa del Orgullo LGTBI en la avenida Maria Cristina de Barcelona / CG

El Ayuntamiento encarga a Iniciatives Events organizar el Día Internacional del Orgullo LGTBI

Desde 2019, la polémica firma ha recibido más de 60 contratos municipales de Barcelona

Guardar
Periodista

La empresa Iniciatives Events ha vuelto a sacar tajada del Ayuntamiento de Barcelona: los responsables municipales le acaban de adjudicar un contrato de 183.861 euros para la organización del Día Internacional del Orgullo LGTBI, que se celebrará el próximo 28 de junio. No sería nada extraño, si no fuese por el hecho de que esta empresa está en el punto de mira de la justicia, al ser investigada en el marco de la Operación Voloh, que dirige el magistrado Joaquín Aguirre, del juzgado de instrucción número 1 de Barcelona. Sus propietarios fueron detenidos en octubre de 2020.

Iniciatives Events recibe importantes contratos municipales desde hace tres años, a pesar de que en el sumario constan conversaciones de uno de sus dueños, Antoni Fusté, con un alto cargo municipal en las que detallan cómo hacer trampas para adjudicarse contratos. La firma ha recibido millones de euros en contratos públicos municipales durante los últimos ejercicios. Desde 2019, recibió más de 30 contratos directos del Ayuntamiento, además de otros 30 del Institut de Cultura de Barcelona (Icub) y diversos encargos más de organismos como el Institut Barcelona Esports o el Consorci d’Educació de Barcelona.

DOBLE INVESTIGACIÓN

En enero pasado, por sorpresa, el Ayuntamiento decidió adjudicar el contrato de la Oficina de producción y logística de las actividades navideñas a esta firma, a pesar de que ese trabajo se realiza a finales de año. Ese contrato le reportará más de 337.000 euros, los mismos que se embolsó por una tarea similar durante las pasadas Navidades.

Iniciatives Events está siendo investigada no sólo por el juzgado número 1, sino que también tiene abierto un expediente en la Autoridad Catalana de la Competencia porque existen fundadas sospechas de que el contrato para organizar todos los actos del Presidente de la Generalitat para los años 2021 y 2022 fue amañado. Ese contrato asciende a 423.000 euros anuales. Además, la firma es la empresa de cabecera del independentismo, puesto que organiza prácticamente todos los actos de JxCat, ERC, Presidencia de la Generalitat, Asamblea Nacional de Catalunya (ANC) y Òmnium Cultural. En una de sus naves industriales, escondió millones de papeletas y sobres electorales que debían ser utilizados en el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017.

ACTOS DEL ORGULLO

El nuevo contrato para organizar el Día Internacional del Orgullo LGTBI implica dejar en manos de esta empresa todo el servicio de organización, coordinación y gestión de las actividades relacionadas con esa jornada. En total, se prevén un mínimo de 10 actividades culturales y lúdicas de pequeño tamaño (seguramente se realizarán una en cada distrito) y un concierto final de gran formato, aunque en esos actos también participarán diversas entidades tanto cívicas como municipales. Su labor será llevar la organización de las reuniones con el comisariado, contratar los servicios artísticos de cada actividad, ocuparse de la comunicación de los actos y gestionar las necesidades técnicas proveyendo de las infraestructuras técnicas necesarias.

Los responsables municipales consideran que Barcelona “siempre ha sido una ciudad pionera en la defensa de la diversidad sexual y de género” y por ello quieren resaltar mucho esa jornada reivindicativa. “Además de los actos tradicionales como colgar el pendón con los colores del arcoíris del balcón del Ayuntamiento y la concentración de entidades del colectivo LGTBI en la plaza de Sant Jaume, la celebración del Día Internacional del Orgullo LGTBI del año 2022 quiere incorporar una programación específica que acerque la realidad del colectivo LGTBI a toda la ciudadanía mediante actividades en los diversos barrios de la ciudad”, explican las cláusulas del contrato.

UN COMISARIO ESPECÍFICO

La importancia que se le da a la jornada es tal que se ha creado un comisariado específico que depende de Maria Rengel, directora de servicios de Feminismos y LGTBI. Es el comisariado será el encargado de supervisar y decidir las actividades artísticas, lúdicas y culturales que se distribuyan por los distritos de la ciudad. No habrá, en cambio, manifestación como antes de la pandemia, que será suplido con el concierto.

Un manifiesto del 28-J que el consistorio ha colgado en su web señala: “Queremos visibilizar que el Orgullo continúa siendo un momento de lucha, una fecha para salir a la calle no sólo a celebrar, sino a denunciar que las discriminaciones hacia nuestro colectivo continúan estando demasiado presentes en nuestra cotidianeidad”. También se dice que el colectivo quiere poner el acento “en que la lucha por la liberación sexual y de género ha sido y ha de caminar juntamente con las reivindicaciones del movimiento feminista”. Y, por último, reclama que “las reivindicaciones han de ser transfeministas, antifascistas y antiracistas, denunciando las violencias machistas y del cisheteropatriarcado, combatiendo el fascismo y el racismo, luchando contra la especulación y la gentrificación en los barrios y en contra de la ley de extranjería. Un orgullo que cuestione la utilización de los derechos, las diversidades y opresiones del colectivo como un lavado de cara de las políticas neoliberales”. Se trata, en definitiva, de un compendio de las reivindicaciones sociales estrella que los comunes llevan en su cartera electoral, agrupadas bajo el paraguas de la jornada del Orgullo. Una fórmula más para visualizar la prolija labor de proselitismo que BeC imprime a su gestión municipal.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.