Casi 49 millones de euros es lo que se gasta el Ayuntamiento de Barcelona cada año en pagar salarios de consejeros, directivos y personal eventual contratado a dedo de las empresas públicas que dependen del consistorio. Esta masa salarial es especialmente abultada en algunos de los entes, como el Parc d’Atraccions Tibidabo, el Consorci Fira o el Institut Municipal d’Urbanisme de Barcelona.

La masa salarial destinada a cargos de confianza en estos entes es de 24.661.728,50 euros. Respecto a la estructura del propio Ayuntamiento, los sueldos del personal de confianza alcanzan los 24.297.654,51, por lo que se el monto que se va para cargos electos, consejeros, directivos y personal eventual es de 48.959.383,01 euros. Los salarios varían mucho dependiendo del puesto de trabajo y de si es alta dirección o no la persona contratada.

El caso más escandaloso de contrataciones es la del Tibidabo: de los 4,8 millones de euros anuales en salarios, más de 4,2 millones corresponden a personal contratado a dedo y sólo algo más de 600.000 euros son de personal laboral contratado para la ocasión. Otro caso paradigmático es el Consorcio de la Fira: de la partida de 24 millones de euros destinados a salarios, 17 millones corresponden a personal laboral y casi 7 millones de euros son de personal de confianza. Igualmente, la empresa pública Barcelona Serveis Municipals (BSM) destina 47,2 millones de euros a salarios de personal laboral y casi 1,8 millones de euros a cargos de confianza.

SIN FUNCIONARIOS EN LAS PLANTILLAS

También importante es el peso de los contratados a dedo en la entidad pública Mercats de Proveïments de Barcelona: de los 6,1 millones en salarios, 4,7 pertenecen a personal laboral y el resto, a personal de confianza. A un nivel mucho menor se encuentran otros entes, como la Fundació per a la Navegació Oceànica, que tiene un presupuesto para salarios de más de 538.000 euros, de los que casi 124.000 son para personal contratado a dedo. Y la Fundació Barcelona Institute of Technology for the Habitat, de un presupuesto de más de 184.000 euros, destina 107.000 a salario de eventuales. Un ente pequeño, como la Associació Internacional de Ciutats Educadores, con un presupuesto de sólo 24.565 euros, destina la totalidad de este dinero a personal eventual.

Ninguno de los entes citados tiene en su plantilla a personal del funcionariado, sino que emplean sólo a personal laboral y a eventuales. Por el contrario, el Institut Municipal d’Urbanisme, con más de 3,7 millones de euros en salarios, unos 2,2 millones son para personal laboral, mientras que 824.000 son para funcionarios y 690.000, para cargos políticos.

Sede del Ayuntamiento de Barcelona en la plaza Sant Jaume
Sede del Ayuntamiento de Barcelona en la plaza Sant Jaume

LAS DOS ESTRUCTURAS MUNICIPALES

Los funcionarios se diferencian de los contratados laborales en el método de nombramiento, ya que los primeros han de pasar una prueba y, además, se destinan en la Administración para tareas generalistas, relacionadas en su mayoría con el funcionamiento de la maquinaria municipal. Los laborales, en cambio, se contratan para tareas muy específicas para las cuales, normalmente, hace falta cierta especialización, aunque en la práctica no todos están en la misma situación y muchas veces su cometido se confunde con el de los propios funcionarios. Por su parte, el personal eventual se contrata para tareas específicas y en ocasiones, con vagas justificaciones, ya que en esta categoría se encuadran los asesores del político de turno.

La mayoría de los entes públicos que dependen del Ayuntamiento de Barcelona (una cincuentena) no emplean a funcionarios. En realidad, la gran masa salarial de éstos se concentra en la propia estructura municipal: los salarios totales de la estructura municipal ascienden a 308 millones de euros, a los que hay que añadir otros 323 millones relativos a los entes dependientes del consistorio. En total, pues, 631 millones de euros anuales.

De esta masa salarial, en los entes públicos unos 73 millones pertenecen a los funcionarios que trabajan en los mismos, mientras que 24,6 millones pertenecen a personal de confianza y más de 225 millones son de personal laboral contratado. Por lo que respecta a la estructura propia del Ayuntamiento, 273 millones corresponden al funcionariado, 10 millones al personal laboral y casi 24,3 millones a cargos de confianza. Ello supone que, en la estructura municipal total, el peso de los cargos políticos es del 7,76%. El peso de la masa salarial del funcionariado en la estructura estricta del consistorio (sin los consorcios, entes y empresas) es del 89%, pero si contabilizamos también las empresas, ese porcentaje baja al 55%, ya que la gran masa salarial en los entes dependientes pertenece a los contratados laborales.

Fachada del Institut de Cultura de Barcelona
Fachada del Institut de Cultura de Barcelona

DÓNDE PESA MÁS EL FUNCIONARIADO

El peso del funcionariado sólo es importante en un puñado de estos entes: el Institut Municipal d’Educació, por ejemplo, está formado casi exclusivamente por funcionarios (su presupuesto salarial es de 34,7 millones).

Otro tanto cabe decir del Institut de Cultura de Barcelona (Icub), que destina a salarios de funcionarios 11,8 millones de un presupuesto de 16 millones. También tienen un peso específico los funcionarios en el Institut Municipal d’Hisenda, el Institut Municipal de Persones amb Discapacitat, el Institut Municipal d’Esports o el Institut Municipal del Paisatge Urbà i la Qualitat de Vida.

El peso del personal laboral es extraordinariamente importante en entes como el Institut Municipal d’Informàtica (8,5 de 12,5 millones son para contratados laborales), el Institut Municipal de Serveis Socials (26,6 millones de 27,4 son para este tipo de trabajadores), el Institut Municipal de Parcs i Jardins (29 millones de euros frente a un presupuesto total de 29,4), Barcelona Activa (más de 8,4 millones para personal laboral y más de 200.000 para cargos políticos), Cementiris de Barcelona (3,4 millones para personal laboral y 772.000 euros para cargos eventuales), el Consorci de Biblioteques de Barcelona (11,8 millones de personal laboral frente a 1,3 millones de funcionariado y 170.000 de eventuales), el Consorci de Turisme (5,2 millones de personal laboral frente a 180.000 euros de cargos de confianza) y el Consorci de l’Auditori i l’Orquestra (más de 9 millones de masa salarial de los laborales frente a 202.000 euros los cargos de confianza y 88.000 euros los funcionarios). Por su parte, Barcelona Gestió Urbanística sólo emplea a personal laboral, con un presupuesto de más de 2,5 millones de euros anuales.