ARCHIVADO EN:

La reforma horaria le está reportando al catedrático de Derecho Financiero Joan Francesc Pont Clemente una envidiable fuente de dinero público. De dinero que sale de fondos municipales, concretamente. El conocido letrado se adjudicó un contrato municipal por 16.855 euros por los “servicios de diseño y ejecución de un programa de formación y acompañamiento a empresas para el impulso de medidas que implementen la reforma horaria a 15 empresas de la ciudad de Barcelona”.

La iniciativa se encuadra dentro de un programa denominado “de gestión del tiempo”, uno de los conceptos redundantes a los que el equipo de gobierno del consistorio barcelonés concede prioridad. “No sólo se pondrá el foco en las oportunidades de mejora de las organizaciones, sino que también se visibilizarán las buenas prácticas existentes y se pondrá en valor el impulso de estas organizaciones pioneras”, explica la empresa municipal Barcelona Activa en la presentación de este programa.

HUMANIZACIÓN DE HORARIOS

Se da la circunstancia de que este contrato, en lugar de ser adjudicado directamente por el consistorio, fue articulado a través de Barcelona Activa, según consta en la relación de contratos menores de esta empresa pública. El programa, explica la documentación de la compañía, tiene como objetivo “la mejora y humanización de sus horarios y su gestión del tiempo, gracias al asesoramiento experto en materia de reforma horaria. La propuesta parte de soluciones concretas para impulsar la racionalización horaria, la conciliación y la disposición de tiempo de las personas trabajadoras”.

El programa para la mejora de la gestión del tiempo es uno de los tres ofrecidos por Barcelona Activa dentro de los programas en materia de igualdad y responsabilidad corporativa. Los otros dos son el de Empresas Responsables de Barcelona y el de Recursos para la igualdad en las empresas.

SESIONES DE TRABAJO

Las empresas participantes tienen un servicio de formación, soporte y consultoría para implementar aspectos como la flexibilidad horaria, el trabajo por objetivos, las reuniones operativas o la instauración “de comidas más eficientes y saludables”. Las sesiones de trabajo constan de una reunión introductoria colectiva y sesiones individualizadas para cada compañía (de diagnóstico y asesoramiento con el inventario reforma horaria, de formación y sensibilización, de formulación del plan individualizado o de impulso de acciones) y dos sesiones finales de implantación práctica de acciones en cada una de las empresas con. La supervisión de la Red Nust.

La Red Nust (Nuevos Usos Sociales del Tiempo) es una iniciativa creada por el propio Ayuntamiento en 2006 y formada por empresas comprometidas en facilitar una mayor gestión del tiempo y la conciliación de la vida laboral, familiar y personal, favoreciendo la productividad y generando un clima de confianza que beneficie tanto a la empresa como al trabajador. De esta red forman parte empresas como Abacus, Adecco, Associació 22@ Network, Clece, Comforsa, CCMA, Criteria, Intermon Oxfam, GAES, Grup Serhs, Henkel Ibérica, Hotel Rey Juan Carlos I, Hospital Plató, Manpower, Mercadona, Nestlé, Progress, QSL Serveis Culturals, Rubatec o TMB.

MÁS CONTRATOS MUNICIPALES

Este proyecto es muy similar a otra iniciativa del Ayuntamiento, que hace apenas tres meses firmó un contrato de más de 200.000 euros pata gestionar el Pacto del Tiempo de Barcelona, un acuerdo de ciudad “que promueve la realización de actuaciones para que las personas vivan y organicen su tiempo de vida cotidiana según sus necesidades en un marco colectivo de convivencia”.

Ese contrato fue adjudicado a una unión temporal de empresas formada por Folk i Sánchez y Vita Brevis. Esta última es, precisamente, una empresa de Pont Clemente. Se da la circunstancia de que esta empresa ya había obtenido el año pasado otro contrato de 10.599 euros para “la reforma horaria en los institutos del Eixample”. La adjudicación de Barcelona Activa, no obstante, no se realizó a ninguna sociedad, sino que fue encargada y adjudicada directamente al catedrático.