El Ayuntamiento de Barcelona se ha comprometido a revisar las multas a particulares barceloneses que, en ocasiones puntuales y creyendo en un modelo de economía colaborativa, alquilaron sus viviendas a turistas mediante la plataforma Airbnb.

Hasta 300 afectados por las sanciones municipales han conformado la asociación ACABA. Todos ellos han realizado algún alquiler ocasional sin disponer de licencia, por los que han sido multados con cuantías de hasta 60.000 euros.

Ahora, particulares y consistorio negocian la anulación de estas multas o una mayor proporcionalidad en ellas después de haberse reunido con la teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz, según ha informado El Periódico.

CAMPAÑAS

La asociación ACABA ha llevado a cabo una campaña doble. Por un lado, contra las desproporcionadas sanciones que ha impuesto el Ayuntamiento y, por otro, contra Airbnb por incentivar estas prácticas y llevar a cabo "campañas desleales".

Desde el colectivo han asegurado que los representantes de Urbanismo han aceptado revisar todos los casos y "amnistiar los de vivienda habitual alquilada ocasionalmente". También se busca la forma de ajustar la normativa para cambiar de "muy graves" a "graves" las infracciones de algunos miembros de la entidad.

Sanz ha indicado que la normativa se reformulará, ya que "no es lo mismo especular con un piso que hacerlo puntualmente".

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.