El Ayuntamiento de Barcelona comprará las casas de la calle Encarnació, situadas en el distrito de Gràcia, por seis millones de euros. La previsión es construir una guardería y también cabe la posibilidad de incluir vivienda accesible. El gobierno de Colau ha llegado a un acuerdo de expropiación con la propiedad de la parcela que incluye una indemnización de 1,4 millones de euros para evitar futuros litigios.

El caso arrancó con la defensa de la encina bicentenaria situada en el jardín del espacio, que permitió frenar las obras de derribo de las dos edificaciones de la finca para anular la licencia de obras que tenía la propiedad. La encina se ha catalogado para que forme parte del listado de árboles de interés local.

GUARDERÍA Y VIVIENDA SOCIAL

De esta forma, una vez el Ayuntamiento haya adquirido el espacio, las casas se transformarán en una guardería. Además, detrás del edificio de Gràcia se construirá un equipamiento de vivienda accesible.

Los vecinos del distrito, reunidos en la Plataforma Salvemos la Encina, fueron los primeros que mostraron el desacuerdo en derribar las fincas. Con la protesta lograron detener su destrucción y, a partir de ese punto, el gobierno municipal arrancó un proceso de negociación con la propiedad para estudiar alternativas a la construcción de 28 nuevas viviendas en esos terrenos. Con la catalogación de la encima bicentenaria se logró frenar el proyecto.

1,4 MILLONES DE INDEMNIZACIÓN

En este sentido, entre los seis millones de euros hay 1,4 de indemnización: unos 400.000 por daños emergentes y un millón por lucro cesante.

El acuerdo, además, prevé que la propiedad retire el contencioso administrativo que interpuso contra el proceso de catalogación de la encina y que facilite la tramitación de la modificación puntual del plan general que permite que las fincas se destinen a equipamiento municipal.