El Ayuntamiento de Barcelona cerró el ejercicio presupuestario de 2019 con un superávit de 64,7 millones de euros, rebajó su deuda a 780 millones de euros y el pago a proveedores se efectuó en una media de 28,4 días.

Así lo han expuesto este martes el concejal de Presidencia, Presupuesto y Plan de Barrios, Jordi Martí, y el gerente de Presupuestos y Hacienda, Jordi Ayala, en una rueda de prensa en la que también han apuntado que la ejecución presupuestaria del ejercicio de 2019 se cerró con un porcentaje del 98,4%.

MÁS DE 2.600 MILLONES DE GASTO

Los responsables municipales han mostrado su satisfacción por esta última cifra, que se corresponde a los capítulos 6 y 7 de gasto del presupuesto, es decir, a las inversiones reales y las transferencias de capitales.

También han explicado que los capítulos 2 (gasto del funcionamiento del ayuntamiento) y 4 (ayudas, subvenciones y participación económica en consorcios) de gasto de las cuentas del año pasado se han ejecutado con un porcentaje del 98,3 %. El gasto total del ayuntamiento el pasado año fue de 2.661,3 millones de euros.

LA DEUDA, POR DEBAJO DEL 30%

Por su parte, el endeudamiento se mantuvo en el 29,5 %, muy por debajo del 60% de los ingresos corrientes que marca la Ley de Estabilidad Presupuestaria, situándose en 780 millones de euros, la cifra más baja de los últimos años.

Martí ha celebrado que el ahorro bruto, que es la diferencia entre ingresos y gasto ordinario, se haya situado un poco por encima del 15% (409 millones), ya que la recomendación que tienen las administraciones es que este esté como mínimo en este porcentaje.

El responsable de presupuestos ha remarcado que ninguna administración del tamaño del Ayuntamiento de Barcelona se sitúa en una cifra próxima al 15 % y ha recordado que la gran mayoría de entes públicos "están en números rojos" porque necesitan deuda para financiar su funcionamiento ordinario.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.