El Ayuntamiento de Barcelona cederá a la Generalitat dos solares en la Zona Franca para la construcción de una prisión. De esta manera se da cumplimiento al acuerdo firmado entre ambas administraciones en 2017 para la reordenación de los centros penitenciarios y el cierre de La Modelo.

La Generalitat quiere construir en la Zona Franca un centro de régimen abierto y una cárcel. La puesta en marcha de estos espacios permitirá transformar definitivamente la antigua prisión de Trinitat Vella en una zona con vivienda pública.

Uno de los solares se encuentra en la calle E de la Zona Franca y otro en la calle A de reciente adquisición. Los terrenos para la construcción de los equipamientos carcelarios suman unos 20.000 metros cuadrados.

UN MES DE EXPOSICIÓN PÚBLICA

La decisión municipal se ha tomado este miércoles en una comisión municipal que se ha celebrado telemáticamente. Tras 30 días de exposición pública, y si no hay reclamaciones o alegaciones, la cesión se formalizará.

El concejal de Presidencia y Presupuestos, Jordi Martí, ha destacado que esta cesión permitirá la finalización del convenio con la Generalitat, "que no era fácil" y que permitió el cierre de La Modelo, y que ahora dará paso a la reparcelación de la antigua prisión de Trinitat Vella.

Una vez se haya formalizado el traspaso de los terrenos a la Generalitat, esta administración podrá empezar la construcción de los equipamientos. El calendario más optimista es que las obras se puedan iniciar en 2021 y estar acabas en 2025. El coste ascenderá a 75 millones.

El objetivo de concetrar las cárceles en la Zona Franca es que este tipo de espacios desaparezcan del centro de Barcelona. Ahora solo queda abierta la prisión de mujeres de Wad-Ras, aunque la intención es que las presas acaben siendo trasladadas al nuevo edificio cuando esté operativo. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.