Barcelona es una ciudad donde el Gran Hermano municipal vigila a los ciudadanos sin que estos se den cuenta. Un total de 24 cámaras analógicas vigilan muchos rincones de la ciudad desde el año 2005. Ese conjunto de cámaras analógicas se codifican y transmiten a través de la red corporativa hasta la Sala Conjunta de Mando donde, mediante un sistema de gestión, se controlan y se visualizan las imágenes en un videomuro. Todo muy peliculero, pero real. Esta sala se ubica en un edificio de Gràcia que, aparentemente, pasa desapercibido para todo el mundo.

En cartera, no obstante, está un proyecto para pasar a poner en funcionamiento otras 22 cámaras en el mes de junio próximo, es decir, dentro de dos meses. Pero ese número se quedará pequeño enseguida, porque según consta en un documento interno del consistorio, hay en estos momentos 39 nuevas cámaras en estudio “en paseo de Gràcia y otras ubicaciones a definir”. La mayoría de los ojos vigilantes se encuentran en los distritos del centro de la ciudad. Por poner un ejemplo, en el Mercat de la Boqueria​ existen dos cámaras, mientras que en el entorno de la calle Ferran hay cuatro y en la plaza del Teatre están instaladas otras 3.

UN PROYECTO EUROPEO

“Hay diferentes proyectos y estudios en redacción para la mejora de la videovigilancia de seguridad pública en Barcelona. Se concentran principalmente en el proyecto europeo Secur Cities y el estudio de videovigilancia en el paseo de Gràcia​”, dice un informe interno del consistorio. Ello quiere decir que, por un lado, la actuación de la gerencia de Seguridad del consistorio estudiará las medidas a adoptar en la céntrica vía de la ciudad y, por otro, reforzará la actual red de cámaras de la ciudad hasta casi doblar el número de aparatos vigilantes a corto plazo.

El proyecto Secur Cities, financiado con fondos europeos, está pensado para aumentar la seguridad en grandes eventos que atraigan a mucho público. Con él, se vigilan los actos y se previene la delincuencia pero también es positivo a la hora de acometer al digitalización de todos los sistemas de videovigilancia. Paralelamente, permite la elaboración de un mapa de zonas sensibles de la ciudad.

La modernización del sistema con esas cámaras es innegable. Pasar de la red analógica a la digital es un gran salto cualitativo. Este mes de marzo, el Ayuntamiento adjudicó a Elecnor Seguridad el mantenimiento integral de los sistemas de cámaras de seguridad de videovigilancia de seguridad pública y de los equipos de videogestión ubicados en la Sala Conjunta de Mando, así como el gestor de comunicaciones asociado a esta sala.

Cámara de vídeo vigilancia en una imagen de archivo
Cámara de videovigilancia en una imagen de archivo

TAMBIÉN AYUDARÁ A LA URBANA

Se trata de que funcionen a la perfección 24 cámaras analógicas que están en funcionamiento y que, paralelamente, se integren en el sistema las 22 nuevas cámaras que comenzarán a funcionar dentro de dos meses. Además del mantenimiento integral ordinario, Elecnor también gestionará los equipos de videogestión de la seguridad pública instalados en las comisarías de las Unidades Territoriales 1 y 9 de la Guardia Urbana. El servicio a prestar no sólo es el mantenimiento correctivo y preventivo de las redes y de los equipos, sino la elaboración de propuestas de actuaciones, la gestión remota de los sistemas y el servicio de apoyo a los usuarios.

En cuanto al nivel de servicio, se trata de dar una respuesta inmediata a cualquier afectación del nivel de seguridad. Las incidencias que pueda haber se clasifican en tres grados: la leve, que son “aquellas averías que no afectan al servicio pero provocan que los sistemas estén en disposición de riesgo y poder tener averías de mayor importancia”; la importante, que son “averías que limitan las funcionalidades de los sistemas, pero éstos pueden seguir trabajando con las funcionalidades mínimas; y las críticas, que son las que provocan fallos en los sistemas y que impiden la actividad operativa. “Se considera una avería urgente de un sistema o aplicación cuando está completamente fuera de servicio o cuando una de sus funcionalidades básicas no funciones, lo que provoca una degradación del servicio superior al 50% de las prestaciones o capacidades”. La avería crítica implica un parón en la operativa normal de funcionamiento.

PERSONAL ESPECIALIZADO

Al margen de las cámaras propiamente dichas, la labor de Elecnor se extenderá a los sistemas, ya que se instalarán nuevas plataformas en la Sala Conjunta de Mando y en las unidades territoriales mencionadas y se dará cobertura a unidades móviles de tal modo que puedan incorporar cámaras inteligentes en los coches patrulla que permitan leer matrículas de otros vehículos.

El contrato de Elecnor costará a la ciudad de Barcelona un total de 242.586 euros los próximos dos años. El personal destinado a los trabajos de mantenimiento ha de ser especialista en la materia. En las bases del contrato se recoge que ha de ser personal “titulado en ingeniería técnica (grado), industrial o de telecomunicaciones y personal titulado en Formación Profesional de grado superior en electricidad, electrónica, instalaciones o mantenimiento”.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.