El Ayuntamiento de Barcelona introducirá por primera vez el año que viene una tasa de servicio de recogida de residuos doméstica que prevé que 557.000 hogares, un 73,3% del total, paguen entre 27 euros y 51 euros anuales, lo que supone entre 2,25 euros y 4,25 euros al mes.

El concejal de Emergencia Climática, Eloi Badia, ha asegurado que la medida se computará en la factura del agua a partir de mayo de 2020, y ha declarado que dicha implementación es el primer paso hacia una tarificación “justa”, en la que se pague en función de lo que se recicla.

"TASA JUSTA"

"La recogida selectiva está estancada en el 37,7%", ha lamentado el miembro del equipo municipal, que ha dicho que el objetivo es que en 2025 ya se hayan desplegado sistemas de individualización de la recogida doméstica en el 100% de la población.

191 EUROS ANUALES

Actualmente en Barcelona la recogida selectiva es del 37,7% y tiene un coste de 191 euros por hogar y año globalmente. Si la recogida selectiva se situara en el 60% el precio bajaría a los 163 euros por hogar y año y al 70%, a 150 euros por año y hogar.

Hay que tener en cuenta que el coste y recogida de residuos es de 206 euros por tonelada, en cambio la fracción orgánica tiene un coste de 124 euros por tonelada y el tratamiento de papel y vidrio es de aproximadamente 45 euros la tonelada, más de cuatro veces más económica que el tratamiento de residuos.

FACTURA INDIVIDUALIZADA

En este sentido, el concejal ha recordado que la Directiva Europea obliga a las ciudades a mejorar la gestión de los residuos y a proteger el medio ambiente, y que marca que en cinco años la recogida selectiva en Barcelona deberá ser el 55% del total, en 2030 del 60% y en 2035 del 65%.

La finalidad del Ayuntamiento de la ciudad es alcanzar este objetivo durante este mandato y que en el próximo se empiece a implantar la factura individualizada. Esta medida será posible gracias a sistemas como el "puerta a puerta" y los contenedores inteligentes. Los nuevos contáiners llevarán un chip para identificar al usuario cada vez que se lance la basura y saber si recicla más o menos.

BONIFICACIÓN

El uso de puntos limpios permitirá hasta un 14% de bonificación en la nueva tasa –para 15 usos anules–. También habrá reducciones para personas con discapacidad y en situación de vulnerabilidad.

MEJORA DEL SERVICIO

Las tarifas de la nueva medida se fijan en función del tipo de vivienda receptora del servicio de suministro domiciliario de agua, su caudal nominal y los tramos de consumo, definidos en el Reglamento del Servicio Metropolitano del Ciclo Integral del Agua. La recaudación se reinvertirá en la mejora de la gestión y del servicio.

El segundo semestre de 2020, cuando se implemente la nueva tasa, supondrá 20,5 millones de euros, y a partir del 2021, 41 millones de euros anuales.