ARCHIVADO EN:

El Ayuntamiento de Barcelona cambiará de caras durante el próximo mandato. Así lo explicó, el pasado 7 de octubre, Metrópoli Abierta. De los actuales jefes de filas solo repetirán dos, la alcaldesa Ada Colau y el socialista Jaume Collboni, y eso si no se producen nuevos cambios. En el futuro pleno municipal, que componen 41 regidores, se podrá ver a Manuel Valls, Neus Munté y Ernest Maragall. Este lunes, el exregidor del PSC Ferran Mascarell ha anunciado su candidatura "independiente y soberanista a la alcaldía". Pero los cambios no acabarán aquí. La plataforma Barcelona Com Tu, del abogado Daniel Vosseler, también optará a la vara de mando de la ciudad. Y todavía falta por saber los nombres que encabezarán las listas del PP, CUP y de las primarias independentistas. Y a todos estos partidos se sumará Vox. El portavoz del comité ejecutivo nacional de Vox, el catalán Ignacio Garriga, confirma que el partido se presentará a las próximas elecciones municipales en Barcelona. 

El anuncio llega tras la fuerte irrupción de Vox en Andalucía, con 12 diputados y casi 400.000 votos. El sorprendente resultado obtenido por Vox puede condicionar numerosas elecciones que se tienen que celebrar en los próximos meses en España, entre ellas las europeas y las municipales. El partido aspira a obtener representación en muchos ayuntamientos, y Barcelona no es una excepción. Las encuestas internas que manejan les dan ahora "dos regidores, unos 56.000 votos", cuenta Garriga, en conversación con este medio. Los últimos sondeos publicados -en los que no se ha contabilizado a Vox- dicen que el PP podría quedarse fuera del pleno municipal. Una buena parte de los votos que ahora tienen los populares en Barcelona se pueden decantar hacia Vox. Probablemente, la formación, que a nivel estatal encabeza Santiago Abascal, también puede pescar votos de la plataforma transversal de Valls, de la que formará parte Ciutadans, especialmente si el exprimer ministro francés mantiene un discurso de talante moderado.

1.514 VOTOS EN 2015

Garriga (Barcelona, 1987) explica que Vox todavía no ha decidido quién encabezará su candidatura al Ayuntamiento de Barcelona. La persona elegida deberá salir de unas primarias que todavía no se han celebrado, pero espera que el nombre se pueda conocer a principios de año, a lo largo del mes de enero, cuando queden unos cuatro meses para los comicios. Garriga no desvela si se presentará a las primarias. "Haré lo que diga el partido". No sería la primera vez que entra en una candidatura electoral. En 2015, Garriga encabezó la lista de Vox a la alcaldía de Sant Cugat. Él fue el único candidato de Vox en Catalunya junto a la lista que se presentó al Ayuntamiento de Barcelona en 2015, cuando Ada Colau ganó. En aquellas elecciones, Vox obtuvo únicamente 1.514 votos, el 0,1% del total. La lista la lideró Bruno de Salvador.

El dirigente de Vox carga contra la gestión de Colau. Ve a su gobierno como el responsable del "aumento de la inmigración ilegal y de la subida de la delincuencia" en la capital catalana en los últimos años. Garriga critica también la presencia masiva de los vendedores del top manta en el puerto y en la plaza de Catalunya. "Barcelona es ahora una ciudad sin ley. Una de nuestras prioridades será aumentar la seguridad en la ciudad y el número de policías". También dice que su programa incluirá fomentar el comercio local y que Bardelona vuelva a ser un referente mundial. Odontólogo de profesión, Garriga culpa al proceso independentista de la pérdida de liderazgo de la ciudad y de la salida de muchas empresas hace algo más de un año. Para él, la Declaración Unilateral de Independecia, llevada a cabo por el gobierno de Carles Puigdemont, fue un "golpe de estado" en toda regla.

MUNICIPALIZAR EL AGUA, COMO COLAU

En la página web de Vox Barcelona se incluyen otras propuestas que defiende el partido de Abascal: el cierre de las mezquitas salafistas, que la bandera española ondee en todos los ayuntamientos de la provincia, mejorar las infraestructuras (cercanías, el cuarto cinturón...), una mayor transparencia en los consistorios y eliminar los gastos superfluos de éstos y conseguir la "libertad lingüística, esto es que las administraciones notifiquen en catalán y castellano y que los niños reciban las mismas horas de catalán que de castellano en las escuelas. Y aunque pueda sorprender, Vox y Colau coinciden en la defensa de la municipalización del agua, algo que hasta rechazan los votantes de la alcaldesa.

A cinco meses de las elecciones, Vox ve muy complicado un pacto con Valls en el Ayuntamiento de Barcelona, y más después de las declaraciones de exministro del Interior galo, que este lunes ha pedido un "cordón sanitario" contra Vox en Andalucía. Para Valls, el auge de Vox supone el surgimiento "de un populismo de extrema derecha" y considera que los resultados obtenidos por este partido no son una buena noticia. Garriga espera que Valls rectifique.