ARCHIVADO EN:

El líder del Grup Municipal Demòcrata en el Ayuntamiento de Barcelona, Xavier TrIas, se ha mostrado muy molesto con el subterfugio usado por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, para intentar poner en marcha el proceso de la unión del tranvia por la Diagonal.

Trias ha tachado de antidemocrática la forma elegida por Colau para saltarse la opinión de pleno del ayuntamiento. “Emplazo a Colau a respetar la democracia, que no es hacer lo que le da la gana y saltarse los mecanismos. Tiene que cambiar de actitud y dar explicaciones de por qué hace las cosa de esta manera”.

El ex alcalde se refiere a la decisión del Barcelona en Comú de acudir a la Autoritart del Transport Metropolità (ATM) para que dé su visto bueno al estudio informativo del proyecto de unión del tranvía por la Diagonal. Si lo aprueba, ya se podrá iniciar el proceso para licitar las obras sin que sea necesaria la aprobación del pleno del ayuntamiento, que tan solo debería dar el permiso de obras, para lo que no necesita la aprobación del pleno.

Por ello, Trias considera que este proyecto solo puede salir adelante “con un amplio consenso ya que afecta a más de un mandato. Pero en este caso no se ha buscado el consenso sino el enfrentamiento. Se ha exigido que el tranvía pase por donde quiere Janet Sanz y eso es una vergüenza. Se saltan todos los acuerdos que hacemos. Y eso no es un juego democrático”.

El representante municipal del PDeCAT asegura que esta forma de actuar de la alcaldesa “hace muy difícil poder colaborar con ella”. Y ha afirmado con rotundidad que si se aprueba este proyecto de esta forma, “nosotros lo paralizaremos en cuanto ganemos las próximas elecciones”.

PREGUNTAS

Por su parte, Jaume Ciurana, portavoz del Grup Demòcrata en el ayuntamiento, ha afirmado que “todos los grupos del pleno, excepto Barcelona en Comú, hemos aprobado que se haga una prueba piloto con el autobús D30 ante de poner en marcha cualquier otra inversión. Nos sorprende la falta absoluta de respeto por los acuerdos del plenario. La comisión que estaba trabajando sobre este asunto se cerró en falso porque no hubo posibilidades de alcanzar un consenso”.

Ciurana ha lanzado una serie de preguntas que cuestionan la forma de actuar del ayuntamiento en este asunto. “¿Se puede tomar una decisión de este tipo sin saber cómo se financiará la obra? ¿Será una inversión del Ayuntamiento, de la Generalitat o de una empresa privada en relación con la próxima concesión? ¿De verdad se va a tomar esta decisión sin saber quién la financia, quién la gestiona o si habrá apoyo del plenario?”.