ARCHIVADO EN:

El próximo mandato, el Ayuntamiento de Barcelona tendrá muchas caras nuevas. Pocos concejales, de los 41 que hay en la actualidad, quedarán en el pleno municipal. Una de las personas que ha decidido abandonar la política activa es Sònia Recasens, tras 26 años en el consistorio, 20 de ellos como regidora. Entre 2011 y 2015, con Xavier Trias como máxima autoridad de la ciudad, Recasens fue segunda teniente de alcalde y dirigió las finanzas municipales.

A poco menos de cuatro meses para los comicios, la edil se ha despedido este martes de la prensa, aunque "la decisión ya la tenía tomada desde el año pasado". En el encuentro, la regidora ha explicado que quiere afrontar nuevos retos profesionales en el ámbito privado y empresarial. "Cierro una etapa personal y trepidante, con momentos muy duros, pero también de mucha ilusión". Recasens ha asegurado que, por ahora, no tiene cerrado ningún trabajo y ha descartado incorporarse a la lista que el exconseller Joaquim Forn, con quien le une una buena amistad, prepara en su asalto a la alcaldía.

CON MÁS, ROCA, MOLINS Y TRIAS

Militante de Unió Democràtica de Catalunya (UDC), Recasens (Barcelona, 1970) entró en el Ayuntamiento en 1993 como asesora. Por aquel entonces, el alcalde era Pasqual Maragall y el jefe de filas de la extinta CiU, Artur Mas. "He estado con Mas, Joaquim Molins, Miquel Roca y Trias", ha subrayado la edil. En 1999, fue elegida regidora por primera vez, 20 largos años que han dado para muchos momentos de los que Recasens ha evocados algunos de traumáticos y duros y otros de más humanos.

Los peores recuerdos los tiene de los asesinatos del exministro Ernest Lluch y del guardia urbano, Miguel Ángel Gervilla, a manos de ETA, y del atentado yihadista de Barcelona. "Fueron situaciones muy sobrecogedoras". La edil ha relatado un momento que le tocó vivir en la Rambla el día siguiente de los crímenes del 17A. "Estaba sola. Había un gran silencio. Era un momento de dureza extrema y, de repente, una persona empezó a aplaudir. Creo que esa imagen resume perfectamente la fortaleza de Barcelona".

ASPECTOS HUMANOS

Sobre los años de gobierno con Trias como alcalde, Recasens ha destacado algunos aspectos humanos. "Estábamos cerrando el presupuesto y acababan de operar a mi hijo. Alberto Fernández, Ángeles Esteller y Javier Mulleras, regidores del PP, me propusieron hacer las reuniones en un bar debajo de mi casa para que pudiera estar cerca de mi hijo". Especialmente orgullosa se siente de haber aprobado que las personas afectadas por una dación en pago dejaran de pagar la plusvalía y ha valorado como muy positiva la creación de una empresa mixta de aparcamientos para obtener dinero para vivienda pública.

En los meses anteriores a la desaparición de Unió, muchos militantes abandonaron la formación y se dieron de alta en el PDeCAT. No fue el caso de Recasens, que se mantuvo fiel a las siglas con las que entró en política y estos últimos años ha formado parte del grupo municipal como independiente. "Me quedé por responsabilidad hacia la gente, por agradecimiento y amor al partido y por sentido de país", ha destacado la regidora, para quien la desaparición de UDC se debió a un cúmulo de "vicisitudes internas y externas".

ELOGIOS A FORN

Sobre la situación que atraviesa Catalunya, dice que solo se superará "con diálogo y pactos, alta política y gente muy generosa", para después añadir que "Catalunya tiene el derecho a escoger su destino". Recasens ha deseado mucha suerte a Forn, con quien trabajó codo a codo durante 17 años en el consistorio. "Le doy todo mi apoyo. Ser candidato es una manera de superar el juicio al que se debe enfrentar. Sabrá hacer un equipo de su confianza. Barcelona necesita confianza y pistonada", ha dicho Recasens, sabedora de que muy probablemente Forn tendrá que dejar paso a su número 2, a falta de confirmación oficial la consellera Elsa Artadi, por su situación judicial y encarcelamiento. 

Recasens dejó en 2015 las finanzas municipales en superávit. Ahora, tras cuatro años de gobierno de Ada Colau, la situación es muy distinta. "Me preocupa la situación económica del Ayuntamiento. Está tocada. Han hecho recortes con total seguridad. La prórroga presupuestaria mostraba recortes por valor de 118 millones de euros. Esperaban contar con 140 millones del Estado para esconder los recortes", pero como el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no ha aprobado por ahora el presupuesto, ese dinero no ha llegado a Barcelona.

DESPLANTE DE PISARELLO

Del actual mandato, la regidora del PDeCAT se ha sentido especialmente dolida por los ataques personales por parte de algunos miembros del gobierno de Colau. "Hay líneas rojas que no se pueden cruzar. Particularmente malas son sus relaciones con el primer teniente de alcaldesa, Gerardo Pisarello, algo que, por otra parte, les pasa a muchos otros regidores del plenario, después de que hace casi dos años Recasens reclamara a Pisarello que le prestara atención en una comisión y éste le respondió: "Siga que yo estoy haciendo otras cosas". Dos años después, tras éste y otros desplantes, Colau se ha sacado de encima a Pisarello y lo ha enviado a las europeas.