El pasado 21 de diciembre, Ada Colau llegó tarde a su cita en el pleno del Ayuntamiento de Barcelona porque venía de reunirse con Pedro Sánchez, en el hotel que ocupaba el presidente del Gobierno, horas antes de que se celebrase un conflictivo Consejo de Ministros en la Llotja de Mar.

La alcaldesa de la ciudad acudió con retraso a la sede del consistorio, pero sacó tiempo de improvisar una conferencia de prensa para informar de un éxito personal: conseguir para Barcelona poder limitar los precios de los alquileres de vivienda abusivos.

Así lo aseguró tras su reunión con Sánchez, de quien dijo que “se ha comprometido a tramitar un cambio de la ley estatal para que las ciudades puedan regular los precios de los alquileres”.

Unos cuantos meses después, este martes mismo, Unidos Podemos, partido aliado de su Barcelona en Comú, ha hecho sufrir al mismo Gobierno su primera derrota de calado en el Congreso de los Diputados. El decreto ley sobre el alquiler, defendido por Sánchez y sus ministros, no incluia una limitación al precio que exigía Unidos Podemos y, por ello, ha caído por 241 votos en contra y 103 a favor tras la negativa a apoyarlo del partido que lidera Pablo Iglesias. Paradójicamente, en este supermartes legisativo en Madrid, había siete decretos más en juego, algunos de los cuales solo han salido adelante gracias a la abstención del PP...

Los hados han querido que el primer decreto ley del Gobierno en caer haya sido precisamente el del Ministerio de Fomento que dirige José Luis Ábalos, hombre fuerte de Sánchez y secretario de Organización del PSOE.

"INSUFICIENTE"

Para Unidos Podemos, el decreto ley “es insuficiente”. El problema del acceso a la vivienda de alquiler en grandes ciudades es una bandera de la formación, que exigía que la ley permitiese a los ayuntamientos limitar el precio del alquiler "en zonas donde la burbuja está especialmente inflada". O sea, lo que Colau había exhibido en su encuentro barcelonés con Sánchez.

Aquel 21 de diciembre, Colau recordó que sus Comuns habían planteado limitar los precios de alquiler en el marco de las negociaciones para aprobar los presupuestos generales del Estado. Según la alcaldesa, el aumento de los precios del alquiler “es uno de los principales problemas que tiene la ciudad”. 

Colau subrayó que la tramitación, a través de un decreto parlamentario, se produciría a lo largo de 2019. Para Colau, este compromiso era un claro mensaje a los especuladores "porque con el derecho a la vivienda no se juega".

Sin embargo, cuando la tramitación ha llegado al Congreso, su propio socio Podemos ha impedido que el decreto ley tirase adelante. Es decir, que Colau se ha tenido que comer sus palabras de aquel día en el que salió triunfante para hacerse la foto con Sánchez.

Evidentemente, argumentará, de acuerdo con las tesis de Podemos y Pablo Iglesias, que este voto en contra es porque el decreto no recogía todas las exigencias reclamadas. Pero no es menos cierto que lo que entonces vendió como un gran acuerdo sonsacado al PSOE y a su líder ha acabado en agua de borrajas.

LOS PRESUPUESTOS

Más allá en el tiempo, pongamos en el pasado verano, Ada Colau, más en su condición de dirigente de los Comuns que como alcaldesa de Barcelona, había pedido a Sánchez impedir las subidas abusivas del alquiler para que EnComúPodem apoyase sus Presupuestos.

"Si Pedro Sánchez y el PSOE quieren nuestro apoyo, tendrán que cambiar la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) para impedir subidas abusivas del alquiler", advirtió Colau en su cuenta de Twitter, haciéndose eco de lo que Iglesias proclamaba por Madrid antes de dar su firma a un compromiso presupuestario con Sánchez.

Además, aquel acuerdo de Presupuestos firmado en octubre entre Sánchez e Iglesias incluía atajar la burbuja, algo que ahora Unidos Podemos cree que el Gobierno no cumple. 

La alcaldesa, que hizo referencia al posicionamiento de la portavoz de EnComúPodem en el Congreso, Lucía Martín, quiso dejar claro que no estaban contra los Presupuestos como tales, sino que marcaban una cierta línea roja para dar su apoyo: "Queremos apoyar los Presupuestos porque necesitamos políticas progresistas".

Pero han pasado los meses y, donde ella dijo digo, los otros han dicho Diego...