El Ayuntamiento de Barcelona ha reducido a 20 días la espera para los servicios sociales, un tiempo que consideran mejorable. Los servicios sociales de Barcelona atendieron durante 2018 a 83.960 personas --en 2016 fueron 77.737-- que esperaron una media de 20 días --en 2016, 26,9 días-- para recibir su primera visita, según ha explicado la teniente de Derechos Sociales del Ayuntamiento de Barcelona, Laia Ortiz.

"Llegar a reducir el tiempo a dos semanas sería genial, pero también es verdad que cuando son casos urgentes se atienden en un plazo de 48 horas", ha explicado Ortiz preguntada sobre si 20 días eran demasiados, y ha dicho que el récord en atenciones y la reducción del tiempo de espera se han conseguido porque su equipo ha sido proactivo.

CRÍTICA DE LA OPOSICIÓN 

Según ha publicado la portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Barcelona, Marilén Barceló en su cuenta de Twitter, los días de espera para los servicios sociales no se han reducido bajo el mandato de la alcaldesa Ada Colau. Al contrario, se han incrementado y se han vuelto a reducir al tiempo de espera que ya existía en 2014. 

"En diciembre del 2014 la lista de espera era de 20 días, con el gobierno de Colau se incrementó. Al final del mandato no ha mejorado nada: han logrado bajarla de nuevo a los 20 días después de gastarse 1,7 millones de euros", ha señalado Barceló en un apunte de Twitter. 

PRIMERA ATENCIÓN GRUPAL

Ortiz ha señalado que estas cifras han sido posibles gracias a la puesta en marcha del plan de acción Impulsem, "el proceso de reforma y actualización más ambicioso que se ha hecho nunca en los servicios sociales de Barcelona", que ha implicado el inicio de proyectos como la Oficina de prestaciones sociales y económicas, que permite liberar a los centros de servicios sociales parte del trabajo administrativo y burocrático.

También se ha puesto en marcha el programa Vine, consistente en que las personas reciban su primera atención en los servicios sociales en un contexto grupal con otros vecinos, de modo que así no se tiene que asesorar a las personas una por una.

INTENTOS POR REDUCIR MÁS LA ESPERA

El programa de momento se ha instaurado en una cuarta parte de los centros de servicios sociales pero la edil ha dicho que una vez hagan su valoración a finales de abril, y si es positiva, "todo indica que sí", se extenderá progresivamente en todos los centros sociales, hecho que podría comportar que se reduzca aun más el tiempo de espera.

Otras de las líneas de trabajo que se han iniciado en el marco del plan 'Impulsem' es desarrollar una organización más flexible para intercambiar experiencias con sectores sociales, como el sanitario y el escolar, fortalecer la vinculación de los centros con los barrios y apostar por la innovación y el acceso al conocimiento de los profesionales.