Se acercan elecciones y eso se nota en la propaganda municipal. La alcaldesa Ada Colau multiplicó el coste de las campañas de propaganda en el último ejercicio antes de las elecciones municipales: según el PP, el consistorio enterró en propaganda 20,6 millones de euros durante el último año. En el 2017, el gasto de las campañas ascendió a algo más de 12,8 millones de euros. Ello implicaría, pues, un aumento de más del 60% en gasto de publicidad. El tema adquiere más notoriedad si tenemos en cuenta que en los tres primeros trimestres del 2018 el coste de las campañas institucionales se elevó sólo a 6 millones de euros, lo que implicaría que el gasto en el último trimestre del año se disparó a 14 millones.

La oposición es unánime: todos apuntan a que Colau está utilizando recursos públicos para hacerse un lavado de cara antes de las elecciones municipales. El líder del PP, Alberto Fernández-Díaz, se enfrentó al primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, durante el último pleno para reprocharle el ingente gasto en propaganda y la desatención en servicios sociales.

Pisarello desmintió a Fernández Díaz afirmando que el consistorio había gastado sólo 9,6 millones y no los 20,6 que decía el popular. Lo que contabiliza el consistorio, sin embargo, es la publicidad que se hace directamente, ya sea en prensa diaria, Internet, radio, televisiones o vallas publicitarias. Pero no incluye la que se realiza mediante buzoneo u otras fórmulas propagandísticas. Ésa es la parte del león del pastel publicitario y la que llega más directamente a manos del ciudadano y la que puede tener un impacto más directo e intenso sobre la imagen que proyecta el equipo de gobierno del Ayuntamiento.

Opúsculo repartido por el Ayuntamiento en el distrito de Sant Andreu
Opúsculo repartido por el Ayuntamiento en el distrito de Sant Andre

LOS OPÚSCULOS DE LA DISCORDIA

Porque el puerta a puerta le cuesta un riñón al consistorio. En los distritos, por ejemplo, ha comenzado a distribuir opúsculos sobre la gestión de los últimos cuatro años en una descarada campaña electoral revestida de información municipal. “Cuatro años al servicio del Distrito de Sant Andreu”, reza uno de los opúsculos. Y así varios opúsculos más referidos a distintos barrios.

Otro de los ejemplos es la “Guía de servicios y ayudas a la vivienda de Barcelona”, un libreto de 28 páginas editado a mayor gloria de la gestión municipal en un área en la que el equipo de gobierno no ha cumplido ni una sola de las promesas electorales que había hecho en el 2015. En este opúsculo, el Ayuntamiento destaca que ha atendido a 6.500 familias en riesgo de exclusión, que 9.300 unidades familiares reciben ayudas económicas para pagar el alquiler, que se ha aprobado el Plan del Derecho a la Vivienda 2018-2025, que se ha modificado la legislación urbanística obligando a los promotores privados a destinar un 30% de la nueva vivienda a pisos de protección oficial y que en el 2018 se concedieron 16.000 ayudas para rehabilitación de viviendas.

Fuentes de la oposición explican a Metrópoli Abierta el “engaño” de Colau hacia la ciudadanía porque “un gobierno que hace recortes en los barrios está haciendo al mismo tiempo un elevado gasto en propaganda electoral encubierta desde la institución”. Además, destacan la utilización de los colores corporativos de la plataforma que gobiernan el consistorio en los folletos impresos que se reparten por los buzones.

Propaganda del Ayuntamiento en varios barrios de Barcelona
Propaganda del Ayuntamiento en varios barrios de Barcelona

LA DENUNCIA DE TRIAS

El propio Xavier Trias, cabeza de cartel del PDeCAT, acusó a Colau de confeccionar su programa electoral con propaganda a cargo del erario público y ha dirigido una pregunta a la alcaldesa para que ésta explique cómo garantizará la neutralidad institucional durante las dos próximas campañas electorales.

Para el convergente, Colau utiliza recursos públicos para “hacerse propaganda”. Entre otras cosas, instaló tres grandes lonas publicitarias haciendo promoción de la política de vivienda del Ayuntamiento “con datos falsos y tergiversados”. También acusa a Colau de utilizar perfiles institucionales de redes sociales para hacer propaganda del tranvía o pagar publirreportajes con grandes fotografías de miembros del gobierno municipal.

En realidad, según el PDeCAT, el gobierno municipal ha publicitado muchos planes municipales, como el del Derecho a al Vivienda 2016-2025, el de Adolescencia y Juventud 2017-2021, el plan de Equipamientos y Servicios Juveniles 2018-2028, el de Movilidad Urbana 2019.2024 o el Plan de Accesibilidad Universal 2018-2026. “Lo hacen cuando están a punto de plegar y lo publicitan todo. Lo que están haciendo es su programa electoral a cargo del erario público”, denunció el exalcalde.