El primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Gerardo Pisarello, ha acusado al líder municipal del PSC, Jaume Collboni, de ser un irresponsable y de filtrar cantidades económicas basadas en documentos  antiguos y desfasados, de los muchos que se elaboran constantemente en el consistorio.

De todas formas, a Pisarello no le ha quedado más remedio que reconocer que es cierto que hay partidas presupuestarias que se verán afectadas por los recortes y que hay proyectos que se deberán aplazar, aunque ha negado que la situación sea, ni de lejos, la que se ha pintado desde el PSC.

“El mensaje de las declaraciones de Jaume Collboni es irresponsable”, ha afirmado Pisarello al inicio de una rueda de prensa en la que se ha mostrado muy molesto con las informaciones que han aparecido sobre la situación económica del consistorio. “Se intenta poner en duda la solvencia del Ayuntamiento y el compromiso de este gobierno con los servicios sociales”.

PAPELES FALSOS

Según el primer teniente de alcalde del Ayuntamiento, “todo se basa en documentación falsa y en documentos desfasados, ya que se hacen constantemente decenas de ellos para prevenir cualquier escenario”. Además, ha asegurado que “Collboni mintió cuando dijo que se iba a producir un recorte en el IBI de 107 millones cuando en realidad sabemos que se va a producir una subida de 4 millones. Luego, coge el peor de los escenarios y dice que la caída de las plusvalías será de un 41 % cuando en realidad será de un 12 %”.

También ha acusado a Collboni de actuar por motivo electorales y ha asegurado que “no todo vale, y no de puede poner en duda la solvencia del Ayuntamiento, cuando las principales agencias de calificación dicen que tiene una solvencia absoluta y que no hemos generado déficit, simplemente se reprograman determinadas inversiones”.

CAÍDA DE INGRESOS

Pisarello ha defendido que con los comuns el Ayuntamiento de Barcelona ha sido el que mayor gasto social ha hecho de toda España y ha acusado al resto de las administraciones, Generalitat y Estado, de incumplir con sus obligaciones financieras con el consistorio. “No hemos hecho recortes, solo se han reprogramado algunas inversiones. Este Ayuntamiento hará una inversión total de 1.575 millones de euros, 850 millones más que el anterior. Y como mucho se dejarán de invertir 5 millones de euros”.

Pese a todo, el edil ha reconocido que “es posible que haya una caída de ingresos y eso nos preocupa”, y ha aprovechado la situación para criticar a la Generalitat y al Estado por las deudas que mantienen con el consistorio, tanto en escuelas como en vivienda y en transporte.

Y para intentar demostrar las, según él, mentiras de Collboni ha recurrido a dos ejemplos: “Ha dicho que no se haría la biblioteca de Sarrià, y las obras empezarán a principio de 2019, y que la escuela Ignasi Iglesias tampoco, y ya está en obras”.

Pisarello también ha negado que los recortes vayan a afectar al gasto corriente, ha desmentido que se haya comunicado a los distritos que vaya a haber una disminución del gasto y ha asegurado que “no se va a poder cuestionar el legado social de este gobierno”.

Sin embargo, cuando se le ha preguntado por qué se había referido tan solo a dos o tres proyectos para desmentir todas las informaciones publicadas, se ha limitado a decir que “las que hemos visto son las incorrectas, de las demás se tienen que revisar a fondo, aunque los proyectos no se van a abandonar, simplemente hay que ser muy prudentes con los nuevos proyectos”.