La oposición municipal ha forzado la celebración de un pleno extraordinario por los incumplimientos del gobierno de Ada Colau en las inversiones del Pla de Barris. La inciativa la ha presentado este miércoles por la mañana el PSC con el apoyo del PDeCAT, ERC, Ciutadans y PP. Únicamente los regidores no adscritos, Gerard Ardanuy y Juanjo Puigcorbé, y la CUP no han apoyado la propuesta.

En el pleno del pasado viernes, el concejal socialista Jaume Collboni denunció que de las inversiones previstas este mandato en el Pla de Barris solo se habían ejecutado cerca del 6% -concretamente el 5,96%-. De los 123 planes programados solo se han finalizado 17 y otros 19 se han reprogramado, esto es que se han dejado de ejecutar por los recortes puestos en marcha por Colau, según la oposición. 

ADIÓS A LA FUNERARIA PÚBLICA

Tras el registro de la petición, la alcaldesa tiene 15 días para convocar otro pleno extraordinario crítico con su gestión al frente del Ayuntamiento. Sin ir más lejos, este miércoles, el Saló de Cent ha acogido la celebración de un debate sobre la creación de una funeraria pública -emplazado por los comuns- que se ha saldado con un sonoro fracaso de Colau y ha enterrado la puesta en marcha de la citada empresa.

En una conferencia en el Colegio de Periodistas, Colau indicó que el Pla de Barris tendría entre 2018 y 2020 una inversión de 150 millones. Según los datos de la empresa pública que ejecuta los proyectos, Foment de Ciutat de Vella, el presupuesto queda reducido a 114 millones. La gran mayoría de los proyectos son para 2019 y 2020, mientras que en 2017 y 2018 únicamente se habrían gastado unos 31 millones.

Según los socialistas, el Pla de Barris ha incumplido el objetivo para el que se creó, "revertir las desigualdades entre los barrios de la ciudad", y a modo de ejemplo añaden que 10 de las inversiones previstas se han quedado sin presupuesto y obras por valor de 40 millones de euros ya no tienen proyecto.