ARCHIVADO EN:

Toda la oposición en pleno, a excepción de la CUP y el regidor no adscrito Juanjo Puigcorbé, se ha posicionado en contra la decisión de eliminar, a través de un decreto de alcaldía, los antidisturbios de la Guàrdia Urbana. La intención del gobierno de Ada Colau es finiquitar la Unidad de Soporte Policial (USP) y sustituirla por una nueva unidad, la Unidad de Refuerzo para las Emergencias y la Proximidad (UREP).

La proposición, presentada por el PSC, también reclama dotar a la USP del número de agentes -en los últimos años un centenar ha dejado la unidad- y de los recursos necesarios en lugar de sustituirla por la UREP, que inicialmente iba a llamarse Unidad de Refuerzo a la Proximidad y las Emergencias (URPE). La regidora socialista, Carmen Andrés, ve absurdo eliminar esta unidad en un momento en el que la ciudad vive un importante problema de seguridad.

CUESTIÓN ESTÉTICA

El regidor del PDeCAT, Jordi Martí, se ha posicionado en contra del cambio y ha dicho que Colau solo lo promueve por una "cuestión estética". En términos parecidos se expresó hace unos días el sindicato UGT, que ve la modificación de la unidad como "maquillaje político". Para el PP, detrás de la clausura de la USP, hay una "vendeta personal de Colau y sus amigos, okupas como los de Can Vies", ha subrayado Alberto Villagrasa

Tanto ERC como Ciutadans han calificado la decisión como electoralista. Para el concejal del partido naranja, Paco Sierra, la decisión es una prueba má del electoralismo barato de Colau, mientras que el republicano Jordi Coronas ha criticado que el gobierno no se haya regido por criterios de eficiencia. Desde la CUP, Maria Rovira, se ha mostrado partidaria de introducir "elementos democratizadores" en la policía local.  

PROTECCIÓN DEL MEDIO AMBIENTE

El punto de vista del gobierno lo ha defendido el comisionado de Seguridad, Amadeu Recasens. "No pasa nada por hacerlo por decreto". Y ha asegurado que los agentes que forman parte de la USP pasarán a la UREP (tras hacer una formación), junto a otros que se incorporarán. La nueva unidad tendrá distintas funciones, entre ellas la función del medio ambiente, aunque ha destacado que no ejercerá de antidisturbios.