Los recortes que el Ayuntamiento de Barcelona tiene que aplicar por la caída de los ingresos acorralan a Ada Colau. El PSC ha acusado este lunes al gobierno municipal de recortes por valor de unos 118 millones de euros para 2019. Del total, 116 millones de los recortes son en inversión, y 1,8 millones, en gasto corriente. El pasado julio, los socialistas fueron el primer partido en denunciar el "desbarajuste presupuestario" de Colau. En aquel momento, el PSC denunció reducciones por valor de 107,5 millones entre 2018 y 2019, aunque la cosa ha ido claramente a más.

En una comparecencia en rueda de prensa, la regidora del PSC, Montserrat Ballarín, ha exigido la comparecencia del primer teniente de alcaldía y responsable del área económica municipal, Gerardo Pisarello, en la comisión de Economía de este martes para que explique unas cifras que, en opinión de Ballarín, supondrán la paralización de proyectos importantes en áreas como educación y servicios sociales "y en inversiones directas en los barrios".

SIN GUARDERÍAS O PISOS SOCIALES

Ballarín ha detallado tres propuestas que, por ahora, no se ejecutarán: la zona deportiva de la Magòria, las guarderías de Can Carreras y la Teixonera y unas viviendas sociales para víctimas de la violencia de género que se tienen que levantar en Ciutat Vella. Según la regidora, las cifras a la baja figuran en el decreto de alcaldía de prórroga de presupuestos​ y en él queda claro que los 2.908 millones de presupuesto de 2018 se pasa a 2.790 este año, 118 menos. Este domingo, Metrópoli Abierta ha publicado que la reforma de la ronda de Sant Antoni es otro de los proyectos que no saldrá de los despachos por los recortes.

Ballarín se ha referido al informe de ejecución presupuestaria municipal cerrado el 30 de noviembre de 2018 para denunciar la "falta de rigor" de las cuentas de Colau en 2018. "Las previsiones de ingresos se inflaron artificialmente para hacerlos cuadrar con el gasto que habían previsto". El PSC asegura que faltan por aparecer 242 millones. "A 30 de noviembre había una previsión de recaudación de 1.061 millones en impuestos locales y solo se han liquidado 819 millones. Habrá que ver si aparecen durante diciembre, pero tenemos serias dudas".

MÁS GASTO EN PERSONAL NO PREVISTO

En el citado informe de ejecución presupuestaria, "la recaudación cae en todos los impuestos locales de forma significativa" y no únicamente el de las plusvalías, como en un primer momento se había dicho. Solo en el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), el descenso es de unos 12 millones en noviembre. El lío de las cuentas de Colau va más allá y, según el PSC, los comuns calcularon también mal los gastos. Ballarín ha desvelado que el gasto de personal subió el año pasado (hasta noviembre) un 5,4%, lo que obligó a hacer transferencias por valor de 11,6 millones de otras partidas para poder pagar a los trabajadores municipales.

Fuentes del gobierno municipal han dicho este lunes que en los datos sobre la caída de ingresos dados por el PSC falta por contabilizar el IBI de diciembre, que debería mitigar los 242 millones que según los socialistas no aparecen. Sobre la prórroga presupuestaria, el Ayuntamiento recuerda que otras administraciones se encuentran en la misma situación -Generalitat y Estado-, y en relación a las inversiones precisan que si finalmente los presupuestos no se aprueban se harán "los cambios y ajustes que permitan aumentar la inversión".