El Ayuntamiento de Barcelona encargó a una multinacional la “adaptación de los procesos de recaudación en el embargo de bienes”. Para ello, pagó 19.844 euros a través de un contrato adjudicado el 28 de junio del año pasado. La multinacional en cuestión es Everis BPO, filial del grupo Everis, una de las firmas que más contratos tiene con las administraciones autonómica y local. El grupo Everis está presidido por Eduardo Serra, que fue secretario de Estado de Defensa con Felipe González y más tarde ministro de Defensa con José Maria Aznar, hasta que fue sustituido por Federico Trillo. Para más inri, Serra fue también presidente del Real Instituto Elcano de Estudios Internacionales y Estratégicos.

Durante el año pasado, varias empresas de este grupo firmaron un total de 10 contratos con el Ayuntamiento de Barcelona, por importes que oscilan entre uno de 10.000 euros hasta otro de 15.300 y varios de casi 22.000 euros. En total, casi 195.000 euros de las arcas públicas municipales en contratos menores. Curiosamente, el 1 de junio firmó otro contrato de más de 20.000 euros para la “adaptación del proceso de recaudación en la gestión de expedientes”. Hace unos días, el PP denunció que el 95% de los contratos municipales se adjudicaban a dedo.

Pero esto es sólo la punta del Iceberg. A través del Instituto Municipal de Informática, Everis Spain se vio beneficiada con 16 contratos por valor de 2.813.296,91 euros, mientras que Everis BPO firmó otros seis contratos por un monto de 116.355,37 euros.

CONTRATOS POR 3,3 MILLONES

El mayor contratista de la Administración local, sin embargo, es la compañía DXC Technology Spain, que en el 2017 firmó 7 contratos por valor de 3.365.948,42 euros. Esta empresa es filial de la norteamericana DXC Technology, cuyas oficinas centrales están en Virginia. Con una plantilla de más de 170.000 empleados, la multinacional tiene cerca de 6.000 clientes y está presente en 70 países para dar servicios de tecnologías de la información.

De la Serna y Ada Colau, el año pasado, cuando se juntaron para evitar el caos en El Prat / Archivo
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, con el exministro de Fomento, Íñigo de la Serna / ARCHIVO

De hecho, DXC nació en abril del año pasado, cuando se fusionó el negocio de servicios empresariales de Hewlett Packard con las soluciones TI de CSC, lo que convirtió a esta multinacional en una de los gigantes de servicios informáticos. Su facturación sobrepasa los 26.000 millones de dólares anuales (unos 22.000 millones de euros).

También son suculentos los dos únicos contratos del consistorio barcelonés con la multinacional estodunidense IBM, que se llevó 2.119.068,95 euros con sólo dos contratos. Por su parte, Informática El Corte Inglés, una de las sociedades más dinámicas del sector se quedó con seis contratos por un monto global de 1.399.599 euros.

En cambio, la sociedad Sistemas Informáticos Abiertos (SIA) facturó 1.463.918 euros por 9 contratos con el Ayuntamiento barcelonés. Esta compañía está presidida por Enrique Palomares, que comenzó su imperio con tres empleados hace 29 años. Hoy tiene más de 600 trabajadores y es una de las líderes españolas en ciberseguridad y servicios de tecnologías de la información y la comunicación. En su consejo de administración se sienta también Roberto Ranera, director de Hiperion Capital y socio director de BeAble, la compañía gestora de Venture Capital. El gran capital y los fondos de inversión, pues dominan, de largo, los contratos del Ayuntamiento de Barcelona

CÓMO DEBE CONTRATAR LA ADMINISTRACIÓN

Por otro lado, el Ayuntamiento de Barcelona también encargó a una empresa británica la elaboración de las pautas de contratación pública municipal. Se trata de Omnis Systems Ltd, con sede en Brighton, a la que pagó 19.541,50 euros por el servicio a finales del pasado año. El contrato con la sociedad inglesa, no obstante, había sido aprobado en marzo del año pasado.

Esta empresa es un distribuidor internacional especializado en soluciones comerciales basadas en código abierto y Linux. De ahí el interés de los responsables municipales en contratar con ella en detrimento de las tradicionales compañías que dominan el mercado con productos que hacen pagar por todo. Según la propia compañía, las soluciones de Omnis Systems reducen la complejidad de los sistemas y pueden rebajar los costos hasta en un 70% en comparación con las soluciones tradicionales.

No deja de ser curioso también el caso de la contratación de una asesoría jurídica a la empresa Entertic-Legal Consulting. En mayo del pasado año, se le concedió un contrato de apoyo y asistencia jurídica para el tercer trimestre del año por un monto total de 21.175 euros y, poco después, la empresa presentó concurso voluntario, que fue aceptado por auto judicial firme con fecha de 21 de noviembre. La empresa tenía un único accionista, el abogado Jordi Cugat, que había sido asesor del CTTI.