En apenas medio año se ha producido una importante subida en el número de críticas a la actuación de Ada Colau y su gobierno en los diez distritos de Barcelona. Como si los acontecimientos del verano hubiesen desatado una furia desigual, en ese tiempo se ha observado, además, un notable cambio de apreciación entre los distintos barrios que conforman la ciudad.

Salvo una excepción (Eixample), todos los distritos de Barcelona suspenden a la alcaldesa y atestiguan que la vida de sus ciudadanos ha empeorado. Lo más notorio, además, es que el porcentaje negativo se ha incrementado ampliamente. De 0 a 4 de puntuación, la media se sitúa por debajo del 2, pasando desde el 1,7 de Ciutat Vella y Eixample, al 2,2 de Nou Barris y de Sant Martí.

Por otra parte, y si nos atenemos a la comparativa entre el Barómetro del pasado mes de junio y el de octubre, se observa que distritos que no eran los más críticos con Colau han pasado a serlo porque, como se sabe, son los que más han sufrido en sus carnes los problemas derivados de la inseguridad, la vivienda o los manteros.

Así, si en junio el distrito más beligerante con la alcaldesa era Eixample, con un 48,3% que consideraba que había empeorado, en el índice de octubre hay hasta tres distritos que rivalizan por el 'primer puesto': Ciutat Vella (61,6%), Gràcia (61,6% también) y Les Corts (60,0).

Y, lo que es más notorio aún: todos ellos superan la barrera del 60% sobre que Barcelona ha ido a peor. Hay que tener en cuenta que en junio, ninguno de los diez distritos superaba el 50%.

Después de los tres distritos citados, el ránking se completa, en orden descendente así: Sants-Montjuïc (58,3%), Nou Barris (51,7%), Sarrià-SantGervasi (50,0%), Sant Martí (46,7%), Horta-Guinardó (45,0%), Eixample (43,4%) y Sant Andreu (41,6%).

EIXAMPLE, ÚNICA EXCEPCIÓN

En general, y esto es lo más evidente analizando el resultado de la encuesta ciudadana, nueve de los diez distritos puntúan peor la labor de gobierno de Colau en ese lapso de tiempo, el que va de junio a octubre. La única excepción es, curiosamente, Eixample, que pasa de un 48,3% (era el segundo más crítico) a ser ahora el penúltimo con un 43,3%. El último es Sant Andreu con un 41,6, pero en su caso ha habido incremento, ya que en junio apenas era el 31,6%.

DISTRITOS PERDIDOS

Otra de las conclusiones que salen de la comparativa es que Colau ha perdido afecto incluso en distritos que teóricamente eran 'suyos'. Así, Ciutat Vella o Gràcia, que han pasado del 46,7 y del 33,3%, respectivamente, al ya citado 61,6% crítico. Un subidón que, concretamente en el caso de Gràcia, representa casi el doble.

Aunque sin alcanzar una cifra tan alto, otro distrito que puede considerarse proclive a los Comuns también ha experimentado un alto porcentaje crítico. Se trata de Nou Barris. En junio, las críticas eran un 30% pelado y en octubre, nada menos que un 51,7%.

Este el el porcentaje comparado entre el Barómetro de junio y el de octubre:

  Ciutat Vella Gràcia Les Corts Sants-Montjuïc Nou Barris Sarrià-S.Gervasi Sant Martí Horta-Guinardó Eixample Sant Andreu
Junio 46,7 33,3 36,6 41,7 30,0 38,4 31,7 33,4 48,3 31,6
Octubre 61,6 61,6 60,0 58,3 51,7 50,0 46,7 45,0 43,3 41,6