ARCHIVADO EN:

Axa y Vida Caixa, dos de las principales aseguradoras de Cementiris de Barcelona, tienen dudas sobre su obligación de sufragar los costes del hundimiento del bloque de nichos del cementerio de Montjuïc, que tuvo lugar el 15 de septiembre del 2017, según ha podido saber esta redacción de fuentes del sector. A su entender, el comportamiento de Cementiris evidencia ‘dejación de funciones de mantenimiento’ y ‘falta de responsabilidad’, por lo que alegan que la cobertura del seguro no debería cubrir lo que se detalla en el pliego firmado en su día.

En efecto, las quejas a la empresa municipal por desperfectos, grietas y desprendimientos de la construcción funeraria se produjeron en tres ocasiones distintas (2005, 2014 y 2016) por parte de familias diferentes. Los daños se comunicaron a la empresa pública, pero no siempre se han reparado.

Cada caso fue una advertencia sobre el mal estado de la construcción. Sin embargo, consideran las aseguradoras citadas, Cementiris de Barcelona nunca ha dado muestras de saber revertir el mal estado de Montjuïc, el cual, estiman, acabó provocando el último gran desplome que afectó a 144 nichos. Esa errónea gestión del Ayuntamiento es a lo que se podrían aferrarse las aseguradoras para no asumir la copiosa indemnización a las familias afectadas, así como de a la reconstrucción de los nichos.

Las aseguradoras no quieren eludir sus responsabilidades, pero recuerdan que la Síndica de Barcelona, Maria Assumpció Vilà, recibió otras quejas sobre la falta de mantenimiento de otras construcciones en Montjuïc. Como publicó recientemente este medio, la síndica visitó el camposanto y comprobó, textualmente, el “precario estado de conservación en muchas de las construcciones funerarias”. En su informe, asimismo, la síndica mostraba su “preocupación” por la falta mantenimiento del cementerio y porque otras construcciones del recinto pudieran encontrarse en muy mal estado, en una situación parecida al grupo de nichos que se desplomó.

COBRO Y COMPENSACIÓN

Los precedentes penalizan a Cementiris de Barcelona, que lo tendrá muy difícil para poder cobrar lo que reclama a las aseguradoras. La empresa municipal (Eloi Badia y Jordi Valmaña son su presidente y director general, respectivamente) han ofrecido una compensación exprés a las familias afectadas para cerrar en falso la peor crisis de su historia, pero sólo recibieron una respuesta negativa. "No nos movemos por intereses económicos. Pedimos justicia", insisten las familias.

Las familias, representadas por el abogado Josep Maria Palacio, siguen muy molestas con la actitud oficial de Cementiris. Entre otras cosas (como el ADN de los cuerpos) piden la reconstrucción exacta de los nichos, pero hasta hoy sólo han recibido buenas palabras de parte de la empresa municipal. Se supone que Cementiris daba por hecho que todos esos costes acabarían siendo pagados con el dinero de las aseguradoras. Sin embargo, y como decimos, es muy posible que éste no llegue nunca si las aseguradoras alegan mala gestión y dejación de funciones de mantenimiento.

A todo esto, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, sigue sin pronunciarse sobre la crisis de Cementiris. Tampoco Eloi Badia, su hombre en los cementerios barceloneses, ha vuelto a hacer comentario oficial alguno.

Continuará…

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.