El 'caso Sota' sigue dando que hablar, no solo en la calle. Este miércoles, el Comisionado de Seguridad del Ayuntamiento de Barcelona, Amadeu Recasens, ha defendido en sede municipal la actuación policial que acabó con la muerte de la perra.

Interpelado por el regidor de Esquerra Republicana Jordi Coronas por el caso, del que ha calificado la respuesta del consistorio como 'bochornosa', Recasens ha justificado el disparo a la perra aduciendo que "antes de que el policía disparase en defensa propia el perro le había mordido y antes había mordido a otra persona". También ha recordado que al día siguiente de este suceso otros perros atacaron a una persona mayor de 85 años.

PERRO PELIGROSO

Recasens ha definido a Sota como un "perro potencialmente peligroso" y ha señalado que su dueño fue detenido porque le partió la cara a un policía y le hizo saltar un diente. Eso sí, ha responsabilizado al propietario del supuesto mordisco porque "en todo caso, son los amos y no los perros los que son responsables de los animales".

"Corresponde a una ciudadanía que es muy animalista que vigile para que sus animales puedan ir entre los ciudadanos sin peligro, con la cartilla sanitaria", ha insistido el Comisionado de Seguridad nombrado por Ada Colau, que ha explicado que al agente se le tuvieron que aplicar varias vacunas porque se desconocía qué enfermedades podía tener la perra. 

ACTUACIÓN "DEFENSIVA Y PROPORCIONAL"

Por todo ello, ha calificado la intervención del agente de la Guàrdia Urbana como "defensiva y proporcional", eso sí, "mientras no aparezcan pruebas que lo nieguen", pues considera que la petición de la alcaldesa de que se envíen vídeos o testimonios del suceso es un ejercicio de transparencia, recordando al mismo tiempo que no han recibido ninguna prueba al respecto.

Por último, Recasens ha defendido que se lleva tiempo trabajando en protocolos y formación para los agentes sobre la gestión de situaciones con animales y ha señalado que si ahora se ha hecho hincapié en ello es porque hacía falta hacerlo visible ante la polémica levantada.