Golpe a Ada Colau. La alcaldesa de Barcelona tiene que descolgar el gigante lazo amarillo presente en la fachada del Ayuntamiento, tras la resolución de la Junta Electoral Central.

Esta orden se ha producido tras una petición del líder del Partido Popular en Barcelona, Alberto Fernández. 

VULNERA LA NEUTRALIDAD

La resolución de la Junta Electoral indica que “la colocación de lazos amarillos en el mobiliario público, así como otros símbolos o pancartas, banderas esteladas, etc. es un acto que vulnera flagrantemente la neutralidad del Ayuntamiento de Barcelona, toda vez que dichos símbolos exteriorizan la ideología de determinados partidos y personas que concurren al proceso electoral pero no la de la totalidad de la ciudadanía”.

El presidente de la institución ha instado a Colau a "retirar los símbolos denunciados a la mayor brevedad posible, y en todo caso antes de 12 horas, debiendo dar cuenta de a esta Junta dentro del indicado plazo".

Ahora queda por ver si Colau retira estos elementos ideológicos del consistorio o si opta por seguir los pasos de la desobediencia que ha tomado Quim Torra.