La totalidad de los grupos de la oposición en el pleno municipal, excepto la CUP, han reprobado la gestión que se ha hecho desde el Ayuntamiento del Pla de Barris, uno de los programas más publicitados por el consistorio.

La propuesta, defendida por el líder municipal de PSC, Jaume Collboni, ha recibido el apoyo de los grupos opositores, que han coincidido en señalar la escasa inversión que el Ayuntamiento ha destinado a mejorar la calidad de vida de los barrios más desfavorecidos de la ciudad. Los datos aportados por Collboni, facilitados por el propio Ayuntamiento, reflejan que del total del dinero invertido tan solo se ha ejecutado un 6 % (ERC lo ha rebajado al 5,92%).

OPACIDAD

El líder del PSC ha acusado al consistorio de opacidad a la hora de ofrecer información sobre el plan ya que no quiere que se controlen las inversiones reales que se hacen en este sentido.

El resto de los partidos de la oposición han incidido en los argumentos que ha defendido el concejal socialista. Jordi Coronas, de ERC, ha afirmado que “el Pla de Barris de esta alcaldía se presenta como un titular muy bonito, mucho marketing, pero de obras ejecutadas, nada de nada. Solo se ha ejecutado el 5,92 % de las obras previstas y, además, ha habido desviaciones presupuestarias”.

Por su parte, Alberto Fernández Díaz ha afirmado que “esta era una medida estrella, que ahora está estrellada. Usted se ha olvidado de los barrios, las inversiones han sido bajísimas, pero no falta la publicidad”.

De opinión parecida ha sido el concejal de Ciudadanos Koldo Blanco, que también ha recriminado a Collboni que “se dé cuenta ahora de que el Pla de Barris ha sido un engaño. Hay 14 proyectos de los que estaban previstos para 2018 que no tienen presupuesto. Nunca fueron una prioridad, solo marketing”.