La Síndica de Greuges, María Assumpció Vila, ha acudido este viernes al Ayuntamiento de Barcelona para presentar ante el gobierno local y los grupos municipales el informe correspondiente a 2016. Una presentación en la que Síndica, gobierno y oposición han abordado problemas como la desigualdad social, el incremento de los precios de viviendas de alquiler, las tasas de ocupación o la contaminación de la capital catalana. Pero ha sido la gestión de los pisos turísticos la que se ha puesto bajo el foco de las críticas de la oposición.

El pasado verano, el gobierno de Ada Colau abrió un portal online en el que los vecinos de Barcelona podían denunciar la ubicación de los pisos turísticos. Es decir, pedía la colaboración ciudadana para frenar su expansión. Pero la Síndica ha recibido hasta 108 denuncias ciudadanas por pedirles su participació, tal y como ha señalado el concejal del ahora partido Demòcrata, Jordi Martí.

“Esta iniciativa es inapropiada de un gobierno como es el de Barcelona. Creemos que es más propio de otro tipo de gobierno”, ha declarado Martí. “Tienen que hacerlo con sus propios recursos y no delegarlo a los ciudadanos”, ha sentenciado en su intervención municipal.

DELEGACIÓN DE RESPONSABILIDADES

Por su parte, la concejala de Ciutadans en el Ayuntamiento de Barcelona, María Magdalena Barceló, ha sostenido que las quejas de los vecinos por la campaña municipal contra los pisos turísticos es un tema importante. “Nunca hay que delegar las responsabilidades a los vecinos”, ha criticado.

“Estamos de acuerdo en un turismo de calidad, pero tenemos que saber gestiornarlo. Y si hay quejas sobre este tema, es porque no se está gestionando bien”, ha considerado el líder municipal de ERC, Alfred Bosch, durante su intervención. “Que el ciudadano que denuncia no se sienta como el denunciado”, puntualizaba el concejal republicano.

PROTECCIÓN DE DATOS

Precisamente, Bosh y el líder municipal del PP, Alberto Fernández Díaz, criticaban este lunes que las personas que regentan pisos turísticos pueden solicitar la identidad de quien los haya denunciado.

Por todo ello, Fernández Díaz también se ha sumado al resto de grupos de la oposición al considerar que "las quejas por turismo demuestran que el Ayuntamiento agrava los problemas de la ciudad”.  Asimismo, ha defendido que cuando Colau llegó al gobierno local, el turismo era el noveno problema de la ciudad. Ahora ha escalado puestos hasta la segunda posición, según el líder popular.

Por su parte, el concejal de la CUP, Josep Garganté, ha criticado la gentrificación y el incremento de precios de los pisos de alquiler que ha convertido a la ciudad en un “parque temático”.

HERENCIA POLÍTICA

En la última intervención para valorar el informe de la Síndica, el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, ha reflexionado ante el resto de grupos que los actuales problemas con los pisos turísticos son consecuencia de la ley Ómnibus y las políticas municipales que el gobierno de Xavier Trias pactó con el PP de Madrid.

Además ha sentenciado que "la Ley Montoro está asfixiando a los Ayuntamientos y nos impide reforzar las plantillas muncipales en todos los ámbitos y, por eso salímos ayer 10 consistorios para pedir su derogacón."

 

 

 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.