ERC quiere que el gobierno de Ada Colau implante nuevas tasas a las actividades turísticas que sobrecargan, de manera permanente, el espacio público de Barcelona. En concreto, los republicanos proponen gravar con un nuevo impuesto los servicios de autocares discrecionales para turistas. En la misma línea, el concejal Alfred Bosch reclama subir la tasa por pernoctar en establecimientos turísticos de la ciudad. ERC busca compensar los efectos negativos que el turismo tiene en los barrios de Barcelona.

El grupo municipal de ERC presentará las propuestas la próxima semana en comisión municipal. Bosch es partidario de imponer una nueva tasa a los transportes para turistas y viajeros que quieran tener acceso al "cuadrante central de la ciudad", dicen fuentes de ERC sin precisar las calles, con el objetivo de encochar y desencochar. ERC pide que el impuesto vaya vinculado a la hora, la temporada y al tipo de viajero en función de la licencia previamente otorgada. Los últimos meses, Colau trabajaba para que la mayoría de estos autocares aparcasen en la estación del Nord

CONTRA LAS AGLOMERACIONES

En la propuesta que los republicanos llevarán a comisión, Bosch también pide que el Ayuntamiento inste a la Generalitat a modificar la base imponible de la tasa turística para que "contemple el conjunto de las estancias de los cruceros en el Port", independientemente del tiempo que esté el barco. La iniciativa de ERC es que sea el Ayuntamiento quien recaude y gestione la nueva tasa. Sobre la subida de la tasa por pernoctar en la ciudad, ERC propondrá también a Colau que se dirija al Ejecutivo del presidente Quim Torra para hacerla efectiva.

ERC niega que la propuesta para poner en marcha nuevas tasas a las actividades turísticas que sobrecargan, de manera permanente, el espacio público de Barcelona busque gravar con más impuestos a las terrazas. La idea de Bosch pasa por cobrar más a aquellos negocios que "generan aglomeraciones, congestiones y ocupaciones intensivas de la vía pública".